Ir a contenido

ABUSOS POLICIALES

Represaliados del franquismo interponen la primera querella colectiva contra 'Billy el Niño'

Cinco víctimas llevan a los juzgados su reclamación contra los supuestos torturadores por delitos de lesa humanidad

Europa Press

Antonio González Pacheco, ’Billy el Niño’, sale de los juzgados de Madrid, en el 2014. 

Antonio González Pacheco, ’Billy el Niño’, sale de los juzgados de Madrid, en el 2014.  / REUTERS / ANDREA COMAS

Cinco represalidados por el franquismo han interpuesto este mañana en los Juzgados de Plaza de Castilla la primera querella colectiva contra sus supuestos torturadores, entre ellos Antonio González Pacheco, alias 'Billy el Niño', por delitos de lesa humanidad.

Según ha explicado la abogada Begoña Lalana a la entrada de los Juzgados, se trata de una acción contra miembros de la Brigada de Información Social que actuaba desde la Dirección de Seguridad de Madrid "para destacar que la represión del régimen franquista se dirigió contra toda la población española que pretendía lograr el advenimiento de la democracia".

"El régimen franquista se dotó de muchos instrumentos como la Policía y Falange para acabar con cualquier resistencia y manifestación democrática, sobre todo contra las personas que habían empezado a luchar de forma organizada para lograr el advenimiento de las libertades a España. Fueron condenadas por delitos de asociación ilícita en base a una ley de 1939 que declaraban ilegales a todos los partidos antiguos y nuevos", ha dicho.

Lista negra

Los querellados son Antonio González Pacheco alias 'Billy el Niño', José Félix Mazagatos Antón, Roberto Fernández Tejerina, Javier Tejedor Peña, Salvador Bonell Esperanza, José María Gay Iglesias, Manuel González Sandoval y José Ignacio Giralte González, José Ignacio Giralte González, "y todos aquellos que impulsaron y dieron instrucciones para la detención y encarcelamiento y todos aquellos que no hicieron nada por impedirlo".

"Queremos acabar con un muro de impunidad desde las fechas de las últimas detenciones una vez fallecido Franco. El Estado no puede sustituir a las víctimas en la búsqueda de la verdad. Las personas tienen derecho en conseguir justicia, verdad y reparación", ha indicado.

Esta querella que acumula un total de cinco querellantes en una única acción judicial, se suma a las 12 anteriores interpuestas en Madrid contra Antonio González Pacheco y otros miembros de la policía política franquista, habiéndose presentado en toda España un total de 36 querellas por delitos de torturas en un contexto de crímenes contra la humanidad durante el tardo-franquismo cometidos por miembros de la Policía política y la Guardia Civil.

Militante de la LCR

Una de ellas es Roser Rius, que ha explicado que la detuvieron en Madrid porque militaba en la Liga Comunista Revolucionaria. Estuvo arrestada tres días después del atentado etarra de la calle del Correo en 1974 por propaganda ilegal y asociación ilícita.

"A mí me torturaron, me pegaron en todas las partes, sobre todo en la planta de los pies, por lo que estuve sin poder andar bien mucho tiempo. Dentro de la cárcel me propusieron una querella contra la Policía. La puse pero no les condenaron a pesar de que yo estaba bajo la custodia de la Policía", ha relatado.

La víctima de la represión franquista ha asegurado que no solo iban a por ellos, sino "para que toda la juventud no se moviera". "Querían que los demás se desanimaran. Nos hemos movido porque era difícil las querellas individuales. La democracia nunca está asegurada y por eso nos parece muy importante esta actuación. La fuerza nos la ha dado la comunidad", ha dicho.

Acto de dignidad

Otro de los querellantes es Enrique del Olmo, detenido en 1972 tras una manifestación estudiantil, quien considera que la querella colectiva "es una acto de dignidad de las cientos de miles de personas que lucharon en décadas contra un régimen infame y que desgraciadamente todavía no están siendo reconocidos y los causantes de estos males no han tenido el juicio y ni la justicia que les corresponde".

"Esto cuesta muchísimo pero para que la sociedad sea mejor tiene que haber Justicia. Esta gota vamos a seguirla para lograr que sean castigados los culpables. Me he sumado a la colectiva porque era un buen momento porque todos teníamos el mismo elemento común, que fue la persecución política y torturas. Las pruebas son los interrogatorios individuales, nuestras declaraciones de torturas ante los Juzgados", ha apuntado.

Por su parte, Esteban Cabal ha detallado que fue torturado por González Pacheco a pesar de ser menor de edad en 1976. "Me tuvieron siete días y siete noches en la Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol. Me acusaron de pertenecer a un sindicato estudiantil. Billy el Niño me amenazó con matarme si le denunciaba. Lo hice y estuve escondido durante un mes en un piso de Vallecas. Es un hombre muy mayor y creo que no entrará en prisión. Son hechos que yo he perdonado pero lo que nos mueve a los querellantes no es el rencor, sino que la sociedad española sepa lo que ocurrió y se condene de una vez los crímenes del franquismo", ha dicho.

"Entendemos que estamos hablando de delitos de lesa humanidad. Por órdenes de Martín Villa, ministro del Interior, se torturaba a los niños. Creemos que delitos así no pueden prescribir", ha proseguido.

Derechos criminalizados

Por su parte, Jesús Rodríguez Barrio fue detenido por la Brigada de Información Social en tres ocasiones en la década de los 70 por delitos de reunión, manifestación y asociación ilegal, derechos ahora reconocidos en la Constitución Española.

"Fui interrogado tres días por Billy el Niño, que me sometió a todo tipo de golpes, amenazas y torturas psicológicas. Fui encañonado por él bajo amenaza de muerte si no les daba información", ha manifestado ante los medios.

El querellante ha explicado que actúa ahora judicialmente porque "es un acto de dignidad levantar la cabeza y declarar que fueron personas que lucharon por los derechos fundamentales, no delincuentes; que toda la sociedad sepa que el franquismo practicó este tipo de represión; y porque hay 100.000 desaparecidos que no pueden hablar y es también es una acción en nombre de ellos".

"En el Archivo Histórico Nacional constan las declaraciones y también los informes aplicados en base al protocolo de Estambul sobre la tortura, que acreditan que nuestros relatos eran creíbles, fundamentadas y basadas en datos que sucedieron realmente", ha indicado.

Condecoraciones vergonzosas

Rodríguez Barrio ha criticado que 'Billy el Niño' fue condecorado cuatro veces una vez muerto Franco, dos de ellas por un Gobierno socialista. Por ello, ha esgrimido, no han interpuesto estas querellas hace décadas porque estas personas "estaban protegidas y ocupaban puestos importantes".

"Antes no nos sentíamos arropados. Hemos empezado a implicarnos gracias a la vía que se abrió en Argentina. Creemos que es un momento importante y la sociedad española ha tomado conciencia de estos hechos. Sin Justicia no será posible construir una sociedad democrática con derechos fundamentales estén consolidados", ha concluido.

Por último ha tomado la palabra Javier Maestro, detenido en tres ocasiones en la década de los 70 por lanzar octavillas contra la Ley del Orden Público, entre otras cuestiones. El querellante ha hecho un llamamiento a los que "sufrieron los zarpazos del franquismo" para que denuncien para que sea un proceso "contra todo el sistema de represión que generó tanto miedo".

"La democracia se debe a miles de personas que hicieron ese alarde de generosidad y estoy aquí contra la lógica de impunidad, que impide que juzgados admitan delitos de lesa humanidad. Temas como el Valle de los Caídos y niños robados y cunetas tienen que solventarse. No fue una guerra civil, sino un genocidio", ha finalizado.