Ir a contenido

DEBATE ESTRATÉGICO

La CUP rechaza otra DUI y se abre a entrar en el Govern

Los anticapitalistas quieren pasar de una oposición "frontal" a otra "contundente pero propositiva"

"No se puede mantener la ficción de que la ruptura es inminente", sostienen los 'cupaires'

Júlia Regué

Tres de los diputados de la CUP, en el Parlament, el pasado octubre.

Tres de los diputados de la CUP, en el Parlament, el pasado octubre. / ALBERT BERTRAN

La CUP quiere evitar otra debacle electoral, por lo que ya ha llamado a sus filas a reordenar su estrategia en el Parlament. En una hoja de ruta que el partido discutirá el domingo día 14 en Celrà (Girona), aboga por pasar de una oposición "frontal" a otra "contundente pero propositiva"; es decir, se abre a tender puentes con los socios de Govern e incluso a formar parte de un futuro Ejecutivo, asumiendo "las responsabilidades institucionales donde haga falta".

Los anticapitalistas hacen autocrítica, conscientes de que han perdido su capacidad para ser decisivos y que no han sabido encajar en el tablero político dibujado después del referéndum

Reconocen que su "bloqueo" institucional "ha tenido un impacto mínimo", les ha "arreciado en el aislamiento parlamentario" y les ha llevado a una "subordinación de facto al independentismo gubernamental por falta de una hoja de ruta alternativa después del 1-O". 

En este ámbito, apuntan que la decisión de allanar la investidura de Torra "sin ninguna contrapartida" fue un error porque su "inoperancia" no permite avanzar hacia la independencia. Bajo esta premisa, rehúsan que se impulse un nuevo referéndum y que se apruebe otra declaración unilateral de independencia (DUI). 

Los 'cupaires' sostienen que hoy por hoy no existen las condiciones para materializar estas aspiraciones, porque requieren una "acción previa y paralela a nivel nacional e internacional" para cosechar el máximo número de apoyos y complicidades, una "campaña de presión impulsada desde la comunidad internacional", que los resultados de una eventual consulta reflejen un "amplio consenso" y que la Generalitat esté "absolutamente comprometida" con el encargo.

No renuncian a ello a largo plazo, siguen vindicando la "desobediencia" y "unilateralidad",  pero consideran que ahora no toca emplearlas, porque el "objetivo es más lejano de lo que parecía hace unos meses". "No se puede mantener la ficción de que la ruptura es inminente", apostillan en el documento.

Nuevas alianzas  

Los anticapitalistas también contemplan un adelanto electoral cuando se conozca la sentencia del juicio del 'procés', y reflexionan sobre la posibilidad de abrir su marca electoral en un proyecto "unitario" forjado desde la izquierda "transformadora y autodeterminista" que hurgue en las "contradicciones del sistema político autonomista". De todas formas, fuentes del partido aseguran que aún no han llamado a ninguna puerta.  

El redactado, que enmendarán las asambleas territoriales, también apuesta por ofrecer propuestas para el "99%", dedicadas al fortalecimiento del sector público.