Ir a contenido

SENTENCIA DE APELACIÓN

La Audiencia Nacional confirma que juzgará a Trapero

La Sala de Apelación rechaza el recurso de la excúpula política de los Mossos que querían ser juzgados en Catalunya

El tribunal ratifica la competencia del tribunal para juzgar los delitos de rebelión y sedición

Ángeles Vázquez

Josep Lluís Trapero y su abogada, Olga Tubau.

Josep Lluís Trapero y su abogada, Olga Tubau. / EL PERIÓDICO

La Sala de Apelación de la Audiencia Nacional solo ha necesitado cuatro páginas para rechazar el recurso con el que el exsecretario general de Interior César Puig pretendía el traslado a juzgados catalanes de la causa por rebelión y sedición seguida contra él, el mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero, el exdirector general del cuerpo Pere Soler y la intendente Teresa Laplana. El tribunal reitera que esos delitos son de su competencia, por lo que celebrará el juicio una vez que se conozca la sentencia que el Supremo dictará contra los líderes del 'procés'.

Ni Trapero ni Laplana recurrieron la competencia de la Audiencia Nacional. Solo Soler se adhirió a la impuganción de Puig que ahora la Sala de apelación ha rechazado "sin prejuzgar el fondo del asunto y ni siquiera entrar a considerar la veracidad de los hechos enjuiciados", para no contaminarse cuando tenga que pronunciarse sobre la resolución que determinará si la actuación de los mossos el 20 de septiembre y el 1 de octubre de 2017 fue constitutiva de algún delito.

La sentencia considera "plenamente acertada" la doctrina con la que ya se rechazó un primer recurso de Puig, según lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Judicial, la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la ley de 1984 prevista para la actuación de bandas terroristas y rebeldes. Esa "doctrina, única impugnable en este recurso que versa sobre delito de rebelión y conexos a él (las sediciones que persiguen fines rebeldes son igualmente competencia de esta Audiencia Nacional) es plenamente acertada, debiendo procederse a su confirmación", concluye la resolución.

Trapero, que se enfrenta a 11 años de cárcel por rebelión, defendió tajantemente al actuación del cuerpo policial durante cuando declaró como testigo en el celebrado en el Tribunal Supremo contra los líderes del 'procés'.