Ir a contenido

ENTREVISTA AL 'CONSELLER' DE EXTERIORS

Alfred Bosch: "No podemos contribuir a la involución del Estado"

"Las delegaciones del Govern no hacen ninguna campaña. Si Borrell no quiere asumir la verdad, es él quien hace daño"

"La UE tendrá que decidir si pesan más las consideraciones de un Estado o los votos de dos millones de ciudadanos"

Jose Rico

El ’conseller’ de Exteriors, Alfred Bosch, en la redacción de EL PERIÓDICO

El ’conseller’ de Exteriors, Alfred Bosch, en la redacción de EL PERIÓDICO / XAVIER GONZALEZ

Lleva seis meses al frente de las relaciones exteriores de la Generalitat y Alfred Bosch (Barcelona, 1961) se topa ahora con una demanda del Gobierno central por las delegaciones del Ejecutivo catalán en el extranjero, las conocidas como embajadas catalanas.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, llevará ante el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya las tres delegaciones que su Govern acaba de abrir en Argentina, México y Túnez. ¿Cómo interpreta el gesto?

Estamos muy tranquilos. La internacionalización de Catalunya es una necesidad para poder competir en el mundo global. Lo vamos a seguir haciendo, dando siempre una imagen positiva.

Alega Borrell que su departamento decidió crear las nuevas delegaciones sin tener el informe previo del ministerio.

El 5 de junio enviamos la notificación al ministerio. Pasaron los 10 días de plazo legal y no hubo respuesta. Dejamos pasar 10 días más y, finalmente, el día 25 el Consell Executiu acordó crear las nuevas delegaciones.

Pero no tenían el informe.

Esperamos el doble de tiempo del que deberíamos haber esperado y al final tomamos una decisión, que es plenamente legítima. Estamos muy tranquilos.

¿Ve recorrido a esta demanda? ¿Podemos acabar viendo la clausura de delegaciones?

No se ha infringido la ley. Hay sentencias que facultan a la Generalitat a abrir delegaciones, lo hemos hecho dentro de los plazos y no veo a qué se puede aferrar la justicia. El ministro alega que la ley de acción exterior está mal hecha. Si es así, que la reformen, pero es la que está vigente y nosotros la hemos cumplido.

También argumenta el ministro que estas oficinas se dedican a dañar o menoscabar la imagen internacional de España. 

Lo que daña la imagen de Josep Borrell es lo que hace Josep Borrell. Lo que daña la imagen de Josep Borrell es no decir la verdad. Y lo que daña la imagen de Josep Borrell es la propia verdad. Lo que hace daño es que los poderes del Estado hayan encarcelado a gente que convocó una votación, que el tema esté en el Consejo de Europa y que vaya a ser el tema estrella de la constitución del Parlamento Europeo. Si Josep Borrell no quiere asumir ni aceptar la verdad, debería recapacitar y reconciliarse con la realidad. Nosotros no hacemos ninguna campaña. El que la hace es Borrell, que en el informe de las últimas delegaciones dice que su misión es «combatir» una opción política determinada. ¿Un ministro de Exteriores tiene realmente que dedicarse a combatir ideas políticas? Nosotros nos dedicamos a promocionar a Catalunya.

"Las delegaciones del Govern no hacen ninguna campaña. Si Borrell no quiere asumir la verdad, es él quien hace daño"

¿Catalunya o la independencia de Catalunya?

Claro que nos preguntan cuál es la situación política. A lo mejor el señor Borrell no quiere que digamos que la policía pegó a los votantes del 1-O, pero es que eso es conocido internacionalmente. Y cuando nos preguntan, defendemos que la mejor solución es el diálogo para hallar una salida democrática. El tema está internacionalizado y nuestra obligación es explicar la verdad. Si el señor Borrell es enemigo de la verdad y no quiere asumirla, es él quien está haciendo daño.

¿Echa de menos más implicación de los actores internacionales en el conflicto catalán? 

La república la hemos de hacer nosotros. Fuera hemos de buscar complicidades en cuestiones de derechos humanos, y en eso hay complicidades. Fuera se entiende que los eurodiputados que han sido elegidos por dos millones de ciudadanos europeos tienen que poder estar en el Parlamento Europeo.

Pero la Eurocámara les ha negado el acta a Oriol Junqueras y a Carles Puigdemont.

La UE tendrá que discernir si pesan más las consideraciones administrativas de un Estado miembro o los votos de dos millones de ciudadanos europeos.

¿La sentencia podría ser un punto de inflexión?

La mejor sentencia sería la absolución. Una sentencia dura no ayudará a resolver el conflicto y obligará al Govern de la Generalitat a posicionarse.

¿Cuál sería su posición? ¿Elecciones?

Ese es un debate que deberemos tener en su momento.

"La UE tendrá que decidir si pesan más las consideraciones de un Estado o los votos de dos millones de ciudadanos"

¿Se podrán de acuerdo entre JxCat y ERC teniendo en cuenta algunos precedentes?

La relación entre los socios es buena y, a pesar del clima político y la falta de presupuestos, las cuentas cuadran, se ha reducido la deuda y hemos salido del FLA.

Esta semana el Govern ha visto cómo fracasaba el decreto de regulación de los alquileres. Parece que se han quedado ustedes solos en el Parlament.

Yo me pregunto por qué en un tema tan importante como es el alquiler, hay grupos que no son capaces de plantear propuestas de mejora. Esta ley era deseable para cualquier grupo progresista. La oposición debería hacer un esfuerzo constructivo.

Tampoco es que gustase mucho a su socio, JxCat.

Cualquier pareja puede tener sus diferencias, pero si hay un proyecto en común, son capaces de resolverlas.

¿Los partidos independentistas tienen que facilitar la investidura de Pedro Sánchez?

Hemos de poner sobre la mesa la necesidad del diálogo para hallar una solución democrática. Ya votamos la moción de censura y aquella experiencia nos demuestra que no podemos contribuir a la involución del Estado.

Pero si depende de ERC, ¿forzarían una repetición electoral?

La prioridad es hallar una salida a través del diálogo. Nuestros votos irán en esa dirección.

Temas: Alfred Bosch