22 feb 2020

Ir a contenido

Insiste en el 'no' a Sánchez

Rivera invita a los críticos de Cs a formar otro partido

El líder naranja se enroca en el giro a la derecha y en el 'no' a Sánchez

Populares y liberales se reparten el gobierno de Castilla y León

Miguel Ángel Rodríguez

El presidente de Cs, Albert Rivera, en el consejo general del partido, el pasado viernes.

El presidente de Cs, Albert Rivera, en el consejo general del partido, el pasado viernes. / DAVID CASTRO

El presidente de CiudadanosAlbert Rivera, se ha mantenido en silencio durante las últimas semanas. Un mutismo sorprendente tras las dimisiones en la cúpula estatal por su giro a la derecha. Sin embargo, este viernes, el líder naranja habló y dejó un mensaje muy claro para aquellos que critican su estrategia política del 'no' a la investidura del presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez: "Si algunos piensan que el sanchismo tiene que campar a sus anchas, que presenten un partido político". 

Fuentes del partido aseguraron que estas palabras iban dirigidas a "patronalsindicatos o bancos" que les dicen "lo que tiene que hacer". Pero, lo cierto es que el exportavoz económico, Toni Roldán -dimitió de su puesto en la dirección de Cs, el pasado lunes, por no estar de acuerdo con el camino elegido- lo interpretó como un recado dirigido, especialmente, para él. Además, momentos después, ante el Consejo General, Rivera insistió en la necesidad de unidad: "Todos los que queráis remar en esta dirección, somos compañeros y lo seguiremos siendo".

Las respuestas de algunos de los críticos no se hicieron esperar. Para bien y para mal. Roldán lanzó un mensaje a través de su cuenta de Twitter para recordar al que fuera su presidente hasta hace unos días que "no hace falta crear un partido" nuevo. El expdiputado, contrario a dificultar la investidura de Sánchez y a los pactos con Vox, señaló que lo necesario es "sentarseexigir reformasregeneración y que no haya pactos con nacionalistas". 

Por su parte, el líder de Cs en la UE, Luis Garicano, se mostró a favor del mensaje lanzado por Rivera pese a haber apostado por abstenerse en la investidura de Sánchez en la última reunión del Comité Ejecutivo. "Aquí Albert Rivera expresa perfectamente lo que hace a Ciudadanos diferente -señala en redes sociales- Ciudadanos libres e iguales que expresamos nuestra opinión de forma libre, pero que remamos, sin ambigüedades, en la misma dirección".

Defensa del giro a la derecha

Con la crisis ya cerrada, o eso parece, Rivera defendió su viraje hacia el PP, por el cual también dimitió el eurodiputado Javier Nart. El dirigente liberal argumento que su estrategia se debe más a su indisposición a pactar con Sánchez que a tender la mano a los populares -aunque será difícil que evite ambas cosas-. Así, aseguró que "España necesita, como agua de mayo, una oposición fuertemoderadaliberaleuropeísta", "una oposición que no ha hecho el PP y PSOE en 40 años".

Con esta definición encima de la mesa de lo que, dice, van a hacer durante los próximos cuatro años, Rivera cargó contra los de Pablo Casado, aquellos que "prefieren una oposición radical corrupta". Unas palabras que contrastan con el pacto que alcanzaron populares y liberales para gobernar en Castilla y León, horas después.

El acuerdo para formar un gobierno "conjunto, de colaboración e integración", un gesto más de cómo Rivera escora el partido hacia la derecha, se firmará la semana que viene y dará la presidencia al dirigente del PP, Alfonso Fernández Mañueco, y la vicepresidencia a Francisco Igea, de Cs. Además, ambas formaciones se repartirán las diez consejerías -seis para los de Casado y cuatro para los de Rivera-.