Ir a contenido

ORDENADORES DE BÁRCENAS

El PP usa el juicio de los ordenadores de Bárcenas para cuestionar su contabilidad manuscrita

Los peritos policiales admiten que no pudieron recuperar nada de los discos duros borrados 35 veces

Los expertos del partido defienden que era lo establecido en protección de datos para dárselos a otro empleado

Ángeles Vázquez

El extesorero del PP Luis Bárcenas.

El extesorero del PP Luis Bárcenas. / JOSÉ LUIS ROCA

El PP ha decidido utilizar el juicio por la destrucción de los ordenadores que guardaba su extesorero Luis Bárcenas en su sede central, en la madrileña calle de Génova, para lograr un objetivo mucho más ambicioso: tratar de cuestionar la propia contabilidad manuscrita que llevó durante años el exsenador 'popular', gracias a la que se descubrió que el partido se había financiado durante años con una caja b, conforme declaró acreditado la principal sentencia del 'caso Gürtel'.

Para ello los dos expertos propuestos por el partido aseguraron este jueves ante el juez de lo Penal número 31 de Madrid, Eduardo Muñoz de Baena, que el contenido del 'pendrive' aportado por Bárcenas en el Juzgado Central de Instrucción número 5 no coincide con la copia analizada por la policía en la causa conocida de los 'papeles de Bárcenas', que aún está pendiente de juicio. Es más, aseguraron que su contenido no puede ser el que se albergaba en el ordenador más viejo del extesorero, el de marca Toshiba, porque el aparato es del 98 y las anotaciones se remontan al 93, pese a que Bárcenas dijo que había "parte".

Los peritos explicaron que era imposible que extrayera información de esa computadora, porque no tenía puerto de USB ni disquetera. Añadieron que el acceso visible en las fotografías aportadas en la causa era para una antena de televisión. 

Justo con este juicio, que concluirá este viernes, se debe determinar si la destrucción de los discos duros de ese ordenador y de un Mac, también usado por Bárcenas, fueron constitutivos, además de un delito de daños informáticos, de otro de encubrimiento, cometido para dificultar la investigación que se seguía en la Audiencia Nacional por la financiación ilegal del PP. La extesorera del partido Carmen Navarro, su responsable jurídico, Alberto Durán, y el informático, José Manuel Moreno, están acusados de ambos delitos, mientras que el partido solo del primero. 

Suficiente un borrado más simple

Por su parte, los peritos policiales admitieron que no pudieron obtener dato alguno de los discos duros de los ordenadores del extesorero del PP Luis Bárcenas. Señalaron que con "un borrado mucho más simple", de una "única pasada de sobreescritura general sobre todo el disco", ya no se habrían podido recuperar los archivos, sin necesidad de sobreescribir 35 veces. Ambos atribuyeron a "una conversión" que hubiera documentos con datos de los años 1992 y 1993 en archivos posteriores.

La defensa insistió en que la decisión de formatear 35 veces los discos duros y su posterior destrucción era la práctica recomendada por el Instituto Nacional de Ciberseguridad Nacional y para cumplir con las normas relativas a la Protección de Datos.