Ir a contenido

TERCERA OLEADA DE OFICINAS

Exteriores, "sorprendido" por que la Generalitat abra nuevas delegaciones

El Ministerio que dirige Borrell estudia cómo actuar ante esta nueva decisión del Govern

El Periódico

Josep Borrell, ministro de Exteriores en funciones.

Josep Borrell, ministro de Exteriores en funciones. / JOSÉ LUIS ROCA

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación se ha mostrado este martes "sorprendido" por la decisión de la Generalitat de aprobar formalmente la creación de tres nuevas delegaciones en el extranjero -Túnez, Argentina y México- sin esperar a recibir el informe preceptivo del Gobierno, según han informado fuentes del departamento que dirige Josep Borrell.

La Conselleria d'Acció Exterior de la Generalitat, a cargo de Alfred Boschinformó al Gobierno central de sus planes de abrir esta tercera oleada de oficinas -las llamadas 'embajadas'- pero no ha esperado a recibir el informe, preceptivo aunque no vinculante, y que requiere las opiniones de Exteriores, Política Territorial y Función Pública.

Así las cosas, el Ministerio de Exteriores estudia cómo actuar ante esta nueva decisión de la Generalitat. Todas las nuevas aperturas de delegaciones en el exterior decididas por el Govern de Quim Torra han estado rodeadas de polémica y a todo ello se suma que Exteriores ya ha constatado que algunas de ellas se han extralimitado en sus funciones.

Tres tandas de oficinas con polémica

La primera oleada, anunciada por Ernest Maragall en el verano del 2018, supuso la reapertura de las oficinas en Londres, Berlín, Washington, Roma, Ginebra y París, cerradas por la aplicación del artículo 155 de la ConstituciónExteriores las recurrió por la vía contencioso administrativa porque la Generalitat no pidió el informe preceptivo, pero el caso está en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

La segunda tanda de oficinas la componen las de Viena, Tallin, Zagreb, Lisboa, Estocolmo y Beirut. El pasado noviembre, Exteriores informó en contra de su apertura, por considerar que "su objetivo claro y manifiesto, declarado de modo reiterado" por la Generalitat, es "apoyar fines manifiestamente contrarios a los principios y objetivos de la política exterior de España". Sin embargo, el informe no es vinculante y la Generalitat siguió adelante con ellas.

Ahora, este tercer grupo de delegaciones se ha creado con el informe al Gobierno central solicitado, pero sin esperar a que este haya sido emitido.

La apertura de oficinas autonómicas en el exterior necesita informe previo del Gobierno central en virtud de una ley que se aprobó cuando José Manuel García-Margallo estaba al frente de Exteriores.