05 jun 2020

Ir a contenido

amenazas de muerte

El joven acusado de integrar el Daesh asegura que "nunca ha tenido intención de matar"

El presunto yihadista alentaba a atentar en España por redes sociales al considerarla "culpable y enemiga del Islam"

El Periódico / Agencias

Momento de la detención de un presunto yihadista.

Momento de la detención de un presunto yihadista. / EFE

Un presunto yihadista acusado de publicar numerosos mensajes radicales, amenazar a catedráticos y periodistas por Twitter e intentar viajar a Siria para luchar con el Daesh ha negado todas estas acusaciones en el juicio contra él: "Nunca he tenido intención de matar a nadie ni me gustan las armas".

El acusado, Karim el Idrissi Soussi, que fue detenido en el 2016 en el barrio madrileño de Usera, se enfrenta a una petición fiscal de 48 años de cárcel por integración en Daesh y por amenazas de muerte a profesores y periodistas, entre ellos el director de terrorismo global del Instituto Elcano, el catedrático Fernando Reinares, y el periodista Ignacio Cembrero.

Ante el tribunal que le juzga de la Audiencia Nacional, Karim ha negado todas las acusaciones. Según su versión, él viajó a Estambul en enero del 2016 para hacer turismo y no para unirse al Dáesh en Siria, y no avisó a sus padres de que se iba porque en esos momentos tenía "problemas en casa".

"El viaje fue una manera de escape", ha afirmado a preguntas de la fiscal, que le ha recordado que viajó sin móvil ("no recuerdo si me llevé conmigo mi teléfono", ha dicho al respecto) y que su madre puso una denuncia por desaparición.

Antes, el joven comentó a algunos compañeros de clase del instituto que se iría a Siria para luchar con el Daesh, según la fiscal, otro extremo que ha negado: "Yo dije que me iría a un país musulmán. A lo mejor me estaba refiriendo a Dubai, a algún país que tuviera fama de ser próspero, pero de ahí a decir que me iría a la zona de la guerra, yo no recuerdo haber dicho eso nunca".

Amenazas en Twitter

En las cuentas de Twitter que le atribuye la Policía, el acusado escribió a Reinares y a Cembrero amenazas como "El siguiente puedes ser tú" con la imagen de la ejecución de James Foley por el Estado Islámico, pero este lunes ha dicho no saber quiénes son ellos dos.

Las alarmas contra Karim saltaron en el instituto de Usera donde estudiaba, según ha relatado una policía. Varios alumnos llegaron a acudir a la comisaría a denunciarlo preocupados por la cantidad de contenido yihadista que consultada, la reacción gritando en contra de un minuto de silencio por los atentados de París y por frases que les dijo tras su viaje a Estambul.

Según su testimonio, les dijo que si España fuera Estados Unidos ya se habría hecho con armas y habría matado a gente. "Eso no lo recuerdo, de hecho no me gustan las armas y Estados Unidos, ni a favor ni en contra, no recuerdo de haber dicho esa barbaridad", se ha defendido hoy preguntado por la fiscal.

Consumo de contenidos yihadistas

La policía ha relatado cómo dejó el instituto porque le iban mal los estudios y a partir de ese momento se dedicó a acudir a la biblioteca de Usera y pasarse horas buscando en internet contenido relativo al Estado Islámico, atentados yihadistas, fabricación y compra de armas.

"Abría muchísimas páginas a la vez, iba viendo y descargando", ha resumido la agente que analizó su incesante actividad en Internet, que el acusado ha negado afirmando que no hacía búsquedas directas, sino que simplemente leía noticias en periódicos y de ahí a veces le derivaban a páginas yihadistas.

En su ordenador se encontraron miles de archivos de tipo terrorista, como 12.970 audios de charlas yihadistas y 1.000 imágenes de la bandera del Daesh. "Eso no es verdad", ha dicho él, y ha negado haber defendido a la banda terrorista: "Yo no recuerdo haber dicho que el Estado Islámico sea Estado ni que sea islámico. No es un Estado, no está reconocido por la comunidad internacional, ni es islámico".

Mensajes homófobos

Algunos de sus mensajes eran en contra de los homosexuales y llegó a afirmar que había que arrojar al vacío a "todos" ellos desde "lo alto" de edificios del barrio madrileño de Chueca. "No, no, yo nunca he... Eso es una pasada", ha asegurado al respecto.

La perito policía ha afirmado que, dada la cantidad de material que manejaba y las manifestaciones que hizo a sus propios compañeros, su viaje a Estambul se debió a que estaba preparado para pasar a la acción, pero no le salió bien porque se quedó sin dinero. Luego, una vez de vuelta en Madrid, pasó a hacer la yihad en internet.

"Yo creo que él se consideraba un soldado del Califato, como puso en el 'blog' que él mismo realizó. Como dicen los terroristas, la yihad no solamente se realiza en el campo de batalla, también está la yihad en internet, la yihad 'online', y él se consideraba un soldado del Califato cuando regresó porque no le salió su viaje con lo que él esperaba", ha dicho la agente.

El juicio proseguirá este martes con más testigos, entre ellos compañeros de clase del encausado que denunciaron su comportamiento sospechoso.