19 feb 2020

Ir a contenido

TRAS SU INHABILITACIÓN

Mas amaga con volver a ser candidato para moderar a Puigdemont

Asegura que nunca se ha cerrado a la posibilidad, aunque ahora se inclina por no hacerlo

Daniel G. Sastre / Fidel Masreal

Artur Mas no descarta presentarse otra vez a unas elecciones. / FOTO: ACN (AUDIO: CATALUNYA RÀDIO / ACN)

Artur Mas está demostrando en los últimos días que su «paso al lado» del 2015 no era una retirada de la primera línea. El expresidente de la Generalitat multiplica su presencia en los medios de comunicación, lanza mensajes en clave interna y se reúne en Waterloo con Carles Puigdemont. Su objetivo: poner orden en un espacio, el de la posconvergencia, ahora mismo caótico y dividido.

Estas son las coordenadas con las que hay que interpretar el último anuncio de Mas: que no descarta volver a ser candidato en unas elecciones al Parlament. Él mismo añade que ahora mismo está más inclinado a no dar ese paso, así que sus intervenciones de estos días, interpretan cuadros del PDECat, obedecen más al deseo de advertir a Puigdemont de que tiene que poner orden en ese espacio político que a una voluntad real de dar la batalla por encabezar el proyecto.

A día de hoy, el mundo posconvergente se divide en al menos tres ámbitos, cuyas fronteras son cada vez más difusas: el PDECat –partido heredero de Convergència–, Junts per Catalunya, que es la marca que se ha utilizado en las últimas elecciones, y la Crida. Este último artefacto, encabezado por el dirigente preso Jordi Sànchez, no ha cubierto las expectativas con las que fue ideado.

Quizás por ello, el principal acuerdo al que llegaron Mas y Puigdemont en su reunión en Waterloo del pasado miércoles fue la de impulsar JxCat como partido. La idea de Mas es volver a aglutinar todo ese espacio político bajo unas mismas siglas, y este viernes, en una entrevista en Catalunya Ràdio, fue claro al respecto. Afirmó que JxCat tiene que dejar de ser "una marca" para convertirse en un partido y realizar esta refundación "no más allá del otoño", para estar preparado para la sentencia del ‘procés’ y todas las eventualidades que puedan ocurrir entonces.

"Agente progenitor"

En cuanto a las marcas actuales, dijo que no ve necesario que el PDECat desapareciera en esa refundación, sino que puede ejercer, con la Crida, de "agente progenitor" de JxCat como partido.

"Mas ha salido a relajar el ambiente", aseguran voces de la dirección posconvergente. Numerosos cuadros del partido están muy molestos con la falta de dirección política, a la que achacan los desastrosos resultados que JxCat obtuvo en muchas localidades en las últimas elecciones municipales. En contraste con la aplastante victoria de Puigdemont en las europeas, la formación ha perdido peso en todas las demarcaciones, y en los núcleos más poblados de Barcelona y su entorno sus números han sido alarmantes.

En este sentido, las advertencias de Mas, que fue ‘president’ de la Generalitat desde finales del 2010 hasta el inicio del 2016 y bajo cuyo mandato empezó el ‘procés’, serían una invitación a que Puigdemont se implique más en las cuestiones orgánicas, en las que hasta ahora ha demostrado un interés nulo.

Fuentes conocedoras de la reunión apuntan a que Puigdemont se comprometió a tomar las riendas de la formación para ordenarla, si bien su discurso sigue instalado en el "pulso" al Estado, tesis rechazada por una parte de las bases del PDECat ante los pésimos resultados que está dando en las urnas. Las mismas fuentes citadas admiten que es un interrogante si Puigdemont tomará decisiones para recoser el partido cediendo poder. "En el cómo lo haga está el qué", resumen.

El papel de Puigdemont y el adelanto electoral

De hecho, cuando en Catalunya Ràdio le preguntaron qué papel debería ejercer Puigdemont en ese renovado JxCat, Mas aseguró que en la formación entienden que va a ser su presidente, o en todo caso, "lo que él quiera ser".
El paso al frente de Mas, que le pedían sectores de su formación, fue más bien tímido. "No me he cerrado nunca con un no rotundo" a ser de nuevo candidato a la Generalitat, dijo, pero añadió: "En condiciones mínimamente normales, mi rol no es volver a presentarme a unas elecciones al Parlament".

En todo caso, el ‘expresident’ está inhabilitado para ejercer un cargo público por la sentencia de la consulta del 9-N del 2014 hasta el próximo mes de febrero. Sería a partir de entonces cuando podría presentarse, aunque en su opinión un adelanto electoral –un escenario que está en la mesa de todos los partidos– es "el recurso más fácil", aunque "a veces lo más fácil no es lo más recomendable".