Ir a contenido

La Generalitat expedienta a la profesora de Terrassa, pero no ve maltrato físico

Ensenyament aprecia una falta leve de la maestra por romper en público el trabajo de una alumna, aunque no ve motivación ideológica

El Periódico

Escuela Font de l’Alba de Terrassa.

Escuela Font de l’Alba de Terrassa. / GOOGLE MAPS

El departamento de Educació de la Generalitat abrirá un expediente disciplinario por una falta leve a la profesora de Terrassa (Barcelona) que supuestamente agredió a una alumna de 10 años por dibujar una bandera española en un cuaderno. La 'conselleria' considera que no ha quedado probado que hubiera "maltrato físico", pero que hay hechos como rasgar en público el trabajo de una alumna o dejarla sola en el pasillo que podrían constituir una falta leve.

Educació ha estudiado el informe aportado por Serveis Territorials del Vallès Occidental, el informe de la maestra, el de la dirección del centro, el informe de urgencias del Consorci Sanitari de Terrassa, la denuncia efectuada a los Mossos y una instancia del padre presentada en la oficina gestora de Terrassa del departamento de Educació.

Tras analizar la documentación aportada por todas las partes, la conselleria ha concluido que "no se ha podido evidenciar fehacientemente maltrato físico". Sin embargo, a la luz de los mismos informes, Educación ha confirmado que "hay hechos que presuntamente se llevaron a cabo por la docente, como rasgar en público el trabajo de una alumna o dejarla sola en el pasillo", y que "podrían constituir una falta leve".

Sin "motivación ideológica"

Educació también ha estimado que de los informes "no se percibe motivación ideológica de la docente en su actuación, porque también rechazó los símbolos y los dibujos de otros alumnos, al considerar que no se ajustaban a los criterios dados a la clase". Por todo ello, la 'conselleria' ha decido abrir un expediente disciplinario a la profesora "en el que se podrá aportar nueva documentación".

Asimismo, el departamento ha confirmado que, como medida cautelar, se estableció que la profesora, que es tutora del grupo de clase donde estudia la niña afectada, estuviese siempre acompañada por una docente cuando dirige una actividad de enseñanza-aprendizaje en el aula. La medida se ha aplicado después de que el pasado miércoles 19, Educació decidiese abrir una investigación para aclarar la presunta agresión de la profesora a una alumna de 10 años por haber dibujado una bandera española en un cuaderno.

Denuncia de la madre

La investigación se inició tras la denuncia por lesiones que presentó la madre de la niña el martes 18 por la noche ante los Mossos d'Esquadra contra la maestra, en la que aseguraba que agredió a su hija y la echó de la clase por haber dibujado la bandera de España en su álbum. Según la denuncia, cuando la alumna se sentó en su silla, la maestra se le acercó por detrás, la levantó y la tiró al suelo, lo que provocó que la menor se golpeara en la espalda.

Posteriormente, la madre de la alumna añadió que la docente agarró a la niña por la camiseta, la levantó y la echó de clase mientras la sujetaba por el cuello. El juez encargado del caso está pendiente de abrir diligencias a raíz del atestado que aportaron los Mossos d'Esquadra.