Ir a contenido

GRADUACIÓN EN LA ESCUELA POLICIAL

Torra a los Mossos: "Las libertades democráticas están por encima de todo"

Las palabras del president llegan después de que la nueva jefatura tratara de desmarcarse de la política y afirmara que lo que dicta un juez "es sagrado"

El discurso ha sido recibido con división de opiniones entre los asistentes, familiares que habían venido a ver cómo se graduaban los 800 nuevos policías

Guillem Sànchez

El president Torra en el acto de graduación de los nuevos agentes de los Mossos d’Esquadra. 

El president Torra en el acto de graduación de los nuevos agentes de los Mossos d’Esquadra.  / EFE / SUSANNA SAEZ

Quim Torra estaba acabando un discurso de 6 minutos y medio, dedicado a los 454 nuevos agentes de los Mossos d’Esquadra y los 350 policías locales que este miércoles se han graduado en la escuela de policía, sin alusión alguna al 'procés'. Ya había entrado en el tramo final, con muestras de agradecimiento a los nuevos policías y a sus familias, y comenzaba a parecer posible que en un acto de los Mossos encabezado por el president Torra no hubiera alusiones políticas. Lo parecía pero no lo ha sido. La postilla 'procesista' de Torra esperaba tras los agradecimientos: "Recordad siempre que por encima de todo están las libertades civiles y democráticas, valores de los que a partir de hoy vosotros sois sus garantes".

Sería una frase sin más importancia si no fuera porque para Torra quien ataca las libertades civiles y democráticas es el Estado y, en concreto, la justicia española. También porque al pedir a los futuros mossos que "recuerden siempre" que no hay nada que esté "por encima" de las libertades democráticas lo que dice es que el resto de ordenamientos jurídicos (los de la justicia española, se entiende) están por debajo, la misma premisa que llevó a la policía catalana al ojo del huracán judicial con el referéndum unilateral del 1-O.

El nuevo jefe de los Mossos, Eduard Sallent, nombrado bajo la sospecha de que había sido el elegido por su perfil indepedentista, quiso dejar claro hace dos semanas que todo cuanto diga un juez "es sagrado" y que su obsesión será la de tratar de que los Mossos se queden al margen de la política. Pero Torra siempre tiene otros planes que pasan, precisamente, por situar a los Mossos en el centro de la política.

En contraposición a Torra, el final del discurso que ha hecho Pol Romero, el policía que ha leído en nombre de los 800 agentes que se incorporan al servicio. Se ha despedido diciendo esto a los ciudadanos: "En la calle, defenderemos vuestros derechos". Nada más.

La coletilla final de Torra ha sido recibida por los familiares que habían asistido al acto de graduación de sus parientes con división de opiniones. Estaban los que han aplaudido y los que han dejado las manos quietas. Y motivos para aplaudir los tenían todos: sus seres queridos estaban a escasos segundos de ser oficialmente policías después de un largo periodo de formación y –no menos importante– con las palabras del president finalizaba un acto de casi dos horas celebrado bajo un sol de justicia. Aun así, la mitad de los presentes, no ha aplaudido. 

Euforia al final  

Torra mediante, los 800 agentes, poco antes de las 12.00 horas, han lanzado su gorra al aire componiendo una imagen que hacía 7 años que no se veía en el Institut de Seguretat Pública de Catalunya (ISPC) y que supone una buena noticia para un cuerpo atenazado por la falta de efectivos. Con ese lanzamiento, se han desatado los abrazos y las muestras de júbilo. También algún llanto. El sueño se hacía realidad al fin y ya son policías a todos los efectos.  

El conseller Miquel Buch ha destacado que esta nueva promoción de Mossos d'Esquadra será recordada por ser la que se graduó en el año en que la policía catalana conmemoraba el tricentenario del embrión del cuerpo. Buch, como Torra, ha tenido palabras para Joaquim Forn, exconseller de Interior en prisión preventiva desde hace año y medio, porque debería ser él "quien tendría que estar hoy aquí", ha indicado. 

El curso de formación básica para policías 2018-2019 se inició con 893 alumnos, de los que 804 se han licenciado hoy: de ellos 454 se integrarán en el cuerpo de los Mossos d'Esquadra y 350 en las policías locales de 84 ayuntamientos catalanes.

De los nuevos 454 mossos, 130 se integrarán inicialmente en la región de Barcelona, 100 en la de Girona, 77 en la de Tarragona, 59 en la región metropolitana del sur de Barcelona, 31 en la de las Tierras del Ebro, 26 en la región metropolitana del norte de Barcelona y 43 en la comisaría de movilidad, que presta servicio en el metro de Barcelona y el aeropuerto de El Prat.