Ir a contenido

ACTO INSTITUCIONAL

El fiscal superior anuncia "firmeza" contra las autoridades que no cumplan la ley en Catalunya

Francisco Bañeres afirma que la defensa del catalán no debe ser un factor de exclusión, sino de integración

J. G. Albalat

El fiscal superior de Catalunya, Francisco Bañeres.

El fiscal superior de Catalunya, Francisco Bañeres.

El fiscal superior de Catalunya, Francisco Bañeres, ha asegurado este lunes en la jura del cargo de 23 nuevos fiscales que el ministerio público continuará actuando con "firmeza y rigor" contra las autoridades o funcionarios que infringan la ley, "qualquiera que sea el rango de los infratores", haciendo hincapié en que "en los últimos años se ha desarrollado en la comunidad un movimiento político de singular trascendencia que, en su devenir, ha conllevado por sus inspiradores la comisión de numerosas infracciones de naturaleza penal promovodias, cuando no directamente comentidas, por el funcionarios y autoridades".

En el acto celebrado en el Palacio de Justicia de Barcelona, Bañeres ha recordado que "Catalunya es mucho más que esto, es una tierra que siempre se ha caracterizado por su espíritu de progreso, por su ánimo de mejorar". Así, ha sostenido que las "iniciativas de todo tipo", desde empresariales a artísticas, han sido los trazos que "han perfilado su acontecer histórico", a la vez que ha destacado la "firmeza en la defensa de una lengua y cultura" que, "lejos de hacerlo servir como factor de exclusión y división, mediante el su fomento y su protecció, ha conseguido convertirla en una herramienta de integración y acojida". Por ello, ha pedido a los nuevos fiscales el "máximo respeto" a la defensa de los derechos linguísticos"-

El único antídopoto

En su discurso, el fiscal superior ha subrayado que la ley "es el único antídoto contra el abuso, el único recurso de que disponen los ciudadanos -especialmente los más débiles y desfavorecidos- frente a los atropellos y arbitrariedades de los poderosos". Bañeres ha incidido que con la jura de sus cargos los nuevos fiscales se comprometen "nada menos que con la defensa de la Constitución", de la forma que su deber es promover la acción de la justicia para proteger "la legalidad, los derechos de los ciudadanos y el interés público tutelado por la ley". Y ha insisitdo: "Tened presente que al hacerlo estareis salvaguardando los principios de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político, que constituyen la ensencia de nuestro ordenamiento jurídico, parangonable a los más modernos y democráticos del mundo".