EN EL PARLAMENT

Torra invoca al diálogo y pide un balance optimista sobre su año de Govern

El 'president' elude la autocrítica y tiende la mano a la oposición para aprobar los presupuestos

La oposición carga contra su gestión y ERC sale en defensa del Ejecutivo

Quim Torra en el pleno del Parlament.

Quim Torra en el pleno del Parlament. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

Fidel Masreal / Júlia Regué / Roger Pascual

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, ha hecho en el Parlament un balance optimista y positivo de la gestión de su primer año al frente del Govern. Torra ha pedido a la oposición que comparta su positividad, basada en las cifras macroeconómicas y la mejora de la inversión social, y ha tendido la mano al Gobierno central para recuperar el diálogo sobre el conflicto catalán en el que ha reiterado su propuesta de un referéndum de autodeterminación. También se ha abierto a las bancadas que no comulgan con su Ejecutivo para aprobar unos presupuestos que no ha registrado en la Cámara catalana, algo que se encargaron de afearle desde el PSC y los 'comuns'.

En base a las cifras macroeconómicas y al cumplimiento de las reglas de estabilidad fiscal, el 'president' ha llamado a "congratularnos de presentar un país que funciona, donde la economía demuestra resiliencia y una robustez notables". "Seamos capaces de hacer un análisis positivo, optimista", ha animado.

Torra ha obviado buena parte de las protestas sociales y sectoriales (en ámbitos como la educación, la salud, los estudiantes, los médicos de atención primaria o las entidades del tercer sector, entre otros) y ha subrayado las cifras de incremento de inversión social en familia, de 100 millones en atención primaria -con 180 profesionales nuevos de los 250 acordados con los médicos en su protesta-, la dotación de 300 profesionales para atender al alumnado en el marco del decreto de educación inclusiva, y la mejora de equipamientos escolares por valor de 150 millones.

El líder del Ejecutivo ha sacado también pecho de su gestión con los menores migrantes no acompañados, con la creación de 3.500 plazas en 150 centros. Y ha asegurado que en la renta garantizada de ciudadanía se ha incrementado la inversión, obviando las críticas respecto a las dificultades de los demandantes para lograr acceder a la prestación. En cuanto a dependencia, ha afirmado que se ha doblado la cifra de beneficiarios.

Vuelta a la mesa de diálogo

Torra ha invitado a Pedro Sánchez a retomar la mesa de negociación: "Volvemos a pedirle que se siente en la mesa. Este es un problema que sólo se puede resolver democráticamente y con el respeto escrupuloso a lo que los ciudadanos de Catalunya expresan cada vez que hay unas elecciones", ha aseverado.

Torra ha reclamado de nuevo un referéndum y ha asegurado que el diálogo con el Estado "era tan sencillo como una hoja por la mitad": "En nuestro caso, un referéndum de autodeterminación, y dejábamos la otra mitad al señor Sánchez para exponer su propuesta para Catalunya. Pero nunca llenaron esta mitad, había un rectángulo para el relato que tenía que dar credibilidad y transparencia", ha dibujado.

Sobre los presupuestos, ha dicho que pedirá a la oposición, tras el ciclo electoral, que apoye los apoye porque trabaja con las cuentas del 2017 prorrogadas. "Volveremos a debatir con los grupos a ver si tras este ciclo electoral -y apelando a la responsabilidad para que las cifras de crecimiento positiva puedan continuar- tenemos el apoyo para tirarlos adelante".

Reproches de la oposición

La portavoz de Ciutadans, Lorena Roldán, ha cargado contra Torra por lo que ha considerado un "teatrillo" en el Parlament "redactado desde Waterloo". "Ha hablado de reactivación y lo único que ha reactivado usted son los CDR", ha espetado. Durante su intervención, ha acusado al ‘president’ de "venir a continuar con el golpe" y le ha exigido que "deje de invadirlo todo de plástico amarillo". También ha acusado al Govern de "despilfarrar" dinero público con el ‘procés’ y ha leído cifras que denotan una emergencia social en Catalunya para sentenciar que "vive ausente de los problemas reales de los catalanes". "Ustedes son tóxicos para el economía de Catalunya", ha apostillado, y ha condenado que Torra "no haga autocrítica".

El líder del PPC, Alejandro Fernández, ha asegurado que "es la primera vez en la vida que le he puesto un 0 a un adversario político", algo que ha dicho que no hizo ni con Artur Mas ni con Carles Puigdemont, "y no por falta de ganas". "Yo no le puse un 0, le puse un 'no presentado", ha añadido Roldán en la réplica. Fernández ha espetado que ha sido un año "de retorica de desprecio hacia la mitad de los catalanes" y que, en cuanto a su gestión, ha liderado "la menor producción legislativa de la historia reciente". Por eso, ha censurado que la situación es "insostenible" y le ha emplazado a convocar elecciones.

El PSC y Catalunya en Comú Podem han coincidido en resumir el mandato de Torra como "un año perdido". Datos en mano, Miquel Iceta ha dado un duro rapapolvo a la gestión de Torra, mientras este charlaba con la 'consellera' Meritxell Bundó. El primer secretario del PSC le ha recordado cuando el 'president' decía que los "gobiernos acostumbran a dimitir si los presupuestos no se aprueban" y que, pese a no haber logrado unas nuevas cuentas, sigue en su cargo. Por su parte Jéssica Albiach, líder de los 'comuns' en el Parlament, le ha advertido a Torra que "ni se les ocurra buscarnos para blanquear unos presupuestos dignos de la época de Mas". Tanto su formación como el PSC han puesto el grito en el cielo por la desatención a la ley de la renta mínima de ciudadanía. Iceta, que ha remarcado que el Parlament no ha aprobado una sola ley a iniciativa del Govern, ha lamentado que el Ejecutivo catalán esté más preocupado por los "escoltas del president que por tener más agentes en la calle". Albiach, tras denunciar la falta de rumbo, le ha espetado a Torra que "no ha sido un buen 'president' para el país, y eso lo saben los independentistas y los que no lo son". La representante de los 'comuns' se ha defendido de los ataques por Barcelona -"ni operación de Estado ni respuestas de país- y solo ha deseado que "mientras decidan la fecha de las elecciones intenten no emporar las cosas".

"Han gobernado en una democracia intervenida, el contexto es importante", ha entonado la ‘cupaire’ Maria Sirvent, recordando el artículo 155 y la suspensiones de los procesados en el Parlament. Aún así, se ha preguntado si el Govern ha sido "efectiva combatiendo los efectos de la represión" y ha respondido que "no". "Mucho simbolismo pero poca reconstrucción material", ha resumido, y ha reprochado a Torra que "haya lapidado el mandato del 1-O". "La realidad es tozuda y la ha desmentido rotundamente", ha añadido, con firmeza, y ha criticado que miembros de su Ejecutivo se hayan ido al Congreso de los Diputados. "Hay que cambiar el rumbo. El tiempo de las ilusiones se ha acabado", ha zanjado, tendiéndole la mano para ello.

JxCat y ERC se defienden

Los republicanos han salido a defender al Govern subrayando las "dificultades y obstáculos" con los que se encontraron tras la aplicación del artículo 155 y la judialización del 'procés'. "Pese a todo: mirada larga. Había un país para gobernar y no había lugar para el bloqueo y el 'no' a todo", ha defendido el diputado de ERC, Sergi Sabrià. "Esta país ha sufrido mucho, la represión institucional, actitudes de venganza donde se esperaba justicia", ha proclamado. Ha acusado a la oposición de haber usado la Constitución "para imponeros a la fuerza" y los tribunales "para huir de los debates políticos". "Quereis vencer, no convencer", ha añadido, y ha reivindicado que sus objetivos están intactos. En la réplica, Sabrià ha cargado contra los 'comuns' por abrirse a un pacto con el PSC con el apoyo externo Valls: "Las sillas han pesado más que la represión, que el juicio y que la venganza. Por eso están dispuestos hasta un pacto con el diablo y se van con la derecha más rancia".

Albert Batet, portavoz neoconvergente, ha ensalzado la "múltiple obra de gobierno" y el "trabajo ingente" del Torra que, desde su punto de vista, pone "en evidencia las falsas retóricas que se construyen desde la oposición". Pero más que para hablar de lo hecho por la Generalitat la mayor parte de su intervención ha sido para cargar contra el "tripartito del 155 y a los que se suman unos, los 'comuns', que se quitan la careta que quedan retratados", en referencia a la batalla por Barcelona. "Qué decepción señores de los 'comuns'. ¿En qué se ha quedado el 15M? Yo no he cambiado convicciones por sillas". Batet, que ha lanzado varios dardos a la confluencia de Ada Colau, ha defendido a Torra señalando que para inestabilidad, la que se vive en el Gobierno español en los últimos tres años. "No están autoritzados para hablar de estabilidad, son ejemplo de inestabilidad. O sea que nada de lecciones". 

El ataque, la mejor defensa

Te puede interesar

En su réplica breve a la oposición, Torra ha optado por el ataque en lugar de la defensa. El 'president' ha descalificado al principal grupo de la oposición, Ciutadans, y al PP. De los naranjas ha dicho que "cansan muchísimo" porque no proponen, a su juicio, ningún dato. Con todo, ha defendido la gestión en las listas de espera, que le ha echado en falta Ciutadans. Al socialista Miquel Iceta le ha reprochado no haber hablado de la situación de los presos independentistas y ha asegurado que en materia de guarderías se hace un esfuerzo para escolarizar a un 38% de los niños de cero a tres años. A los 'comuns' también les ha replicado indicando la reducción del número de escuelas en módulos prefabricados pero sobre todo criticando la posibilidad de que Ada Colau revalide la alcaldía de Barcelona con los votos de Manuel Valls. "Los que están perdidos son ustedes por esta decisión", ha espetado a Jéssica Albiach.

En el bloque independentista, Torra ha vuelto a tender la mano a la CUP para aunar una respuesta a la sentencia del 'procés'. "Estamos a tiempo de cambiar el rumbo", ha insistido sin concretar la medida a tomar ante una eventual condena del Supremo. Y al PP lo ha desdeñado respecto a su valoración absolutamente negativa de la gestión del Govern.