Ir a contenido

(DES)MEMORIA HISTÓRICA

Una mujer será la delegada de la Fundacion Franco en Barcelona

El ayuntamiento sostuvo que haría lo posible por evitar la implantación de la entidad en la capital

Augusto Pinochet figura entre los "Caballeros de Honor" nombrados por la entidad franquista

Vanesa Lozano Luis Rendueles

La Fundación Francisco Franco trata de expandirse por Catalunya, como se refleja esta imagen tomada de su página web.

La Fundación Francisco Franco trata de expandirse por Catalunya, como se refleja esta imagen tomada de su página web. / FUNDACIÓN FRANCISCO FRANCO

La Fundación Francisco Franco tendrá muy pronto a una mujer al frente de la próxima delegación en Barcelona. "Ya está elegida y confirmada, falta solo formalizarlo", confirmó a EL PERIÓDICO el general retirado Juan Chicharro, presidente de la entidad franquista.

Se trata de una profesional de "mediana edad", dijo, que ya ha manifestado su total disposición a encabezar la entidad en la capital catalana. Chicharro, que fuera ayudante de campo del Rey emérito Juan Carlos I, no quiso aportar más datos ante lo que definió como "hostilidad" del Ayuntamiento de Barcelona.

La decisión de relanzar una delegación de la fundación franquista en Barcelona, desvelada por EL PERIÓDICO el pasado mes de noviembre, provocó la reacción del ayuntamiento, gobernado por Ada Colau. El entonces teniente de alcalde y ahora diputado en el  Congreso Gerardo Pisarello anunció que harían "todo" lo que estuviera a su "alcance" para evitar que la Fundación Franco abriera sede en la capital catalana, que definió como "una ciudad democrática de claras convicciones antifascistas".

Plan de rejuvenecimiento

Tras el anuncio en el 2018 del Gobierno de Pedro Sánchez de sus planes para exhumar el cadáver del dictador y sacarlo del Valle de los Caídos, la Fundación Franco inició un plan de "expansión, renovación y rejuvenecimiento" de sus delegados por toda España. En esa línea, aseguran tener ya nuevos representantes en 26 provincias, entre ellas Tarragona y Lleida.

Según su página web, desde que iniciaron la "batalla" contra la exhumación del dictador, han celebrado "almuerzos de confraternización" en Barcelona, València, Zaragoza, Sevilla, Málaga, Guadalajara, Ciudad Real, Toledo, Cáceres y Ferrol. Su finalidad es "promover e impulsar el legado histórico" del "Caudillo".

Los datos ofrecidos por la Fundación Franco muestran también su expansión virtual, reflejada en las visitas a su web. En un año las visitas a la página han pasado de 61.966 (entre enero y abril del 2018) a 186.904 (el mismo periodo en 2019). De ellas, casi 20.000 proceden del extranjero.

La entidad franquista ha nombrado en los últimos años varios "Caballeros y Damas de la Fundación Nacional Francisco Franco". Entre otros, figuran la cantante Nati Mistral, el director de cine José Luis Sáenz de Heredia y Aline Griffith, la que fuera espía y condesa viuda de Romanones. Hay algunos extranjeros, entre los que destaca el dictador chileno Augusto Pinochet, fallecido en el 2006 y que fue nombrado "Caballero de Honor" a título póstumo en una cena celebrada en julio del 2012 para celebrar el aniversario del "Alzamiento Nacional de 1936" y a la que asistió su nieto, Augusto Pinochet Molina.

Carta a la Iglesia

La campaña de la Fundación Franco en busca de apoyos alcanzó a la Iglesia católica, a la que recordó el papel del militar golpista durante y después de la guerra civil. "Escribimos a la alta jerarquía eclesiástica, que recibió nuestras fundamentadas razones de que no podía ponerse de perfil en la defensa de la persona a la que deben su existencia en España", escribe el general Chicharro.

El presidente de la Fundación Franco asegura que la "exhumación es prácticamente imposible" y anuncia que la entidad que preside seguirá "defendiendo la figura y legado del hombre que salvó a España del comunismo internacional, evitó la entrada de España en la segunda guerra mundial y propició la mayor transformación social de toda su historia".