Ir a contenido

'Comuns' contra la "operación de Estado"

La confluencia defiende que los pactos en Tarragona y Lleida desmontan la teoría del Govern sobre Barcelona

La 'consellera' Budó mantiene que Colau participa de la estrategia de PSOE y Cs para evitar un alcalde independentista en la capital catalana

Roger Pascual / Fidel Masreal

Una imagen de la asamblea de la militancia de los comuns de Tarragona, en la que han optado por un pacto con ERC.

Una imagen de la asamblea de la militancia de los comuns de Tarragona, en la que han optado por un pacto con ERC. / TWITTER / @encomupodemtgn

Mientras Ada Colau ha decidido dar el paso de intentar mantener la alcaldía de Barcelona, en lugar de darle el bastón de mando a ERC, las bases de los 'comuns' sí que apuestan por un alcalde republicano en Lleida y Tarragona.

La militancia de En Comú Podem Tarragona votó el lunes por una aplastante mayoría a favor de negociar la investidura del candidato de ERC, Pau Ricomà. La maniobra dejaría fuera de juego al alcalde socialista en funciones, Josep Fèlix Ballesteros, que lleva 12 años al frente del consistorio. Solo hubo un voto a favor de facilitar que el PSC siguiera gobernando, frente a los 77 que apostaron por facilitar la investidura de los republicanos. 

La noticia llegó un día después de que el Comú de Lleida decidirera también apostar por un "gobierno del cambio" en la Paeria, que ha estado en manos socialistas desde 1989.

En estas dos capitales de provincia se ha seguido la hoja de ruta apuntada Catalunya en Comú desde su manifiesto fundacional: intentar ser una alternativa de país a Convergència, buscando (donde los números lo permitan) acuerdos con ERC. Algo que parece que no se producirá en Barcelona, donde Colau podría ser elegida con el apoyo de PSC (con el que rompió por el 155) y al 'ciudadano' Manuel Valls.

Desde Catalunya en Comú señalan sobre Tarragona y Lleida que se ha dado autonomía municipal para decidir y que no se ha dado ninguna instrucción, aunque comentan que va en la línea de participar en pactos de gobiernos progresistas y de cambio. Creen que este hecho "desmonta la operación de Estado" que ha denunciado la 'consellera' de Presidència, Meritxell Budópara evitar un alcalde independentista en la capital catalana. Budó defendió el lunes en una entrevista en 'El Punt Avui' que se tendría que dar una "respuesta de país" si finalmente es Colau y no Maragall el próximo alcalde de Barcelona, aunque este martes no ha querido concretar a qué se refería, alegando que la rueda de prensa tras el Govern no era el espacio. Ha marcado diferencias entre la "autonomía local" de los 'comuns' en Tarragona y Lleida con la decisión que tome Colau en Barcelona por "el liderazgo y el peso específico" que tiene en la capital catalana.

Y es que, aunque los 'comuns' faciliten que dos feudos socialistas pasen a estar encabezados por ERC, no parece que esto vaya a aplacar la indignación del independentismo si pierde Barcelona. Con la sentencia del juicio al 'procés' a la vuelta de la esquina y un adelanto electoral, los republicanos ya avisan que piensan estar recordando durante todo el mandato, algo que se puede convertir en arma electoral de cara a las próximos comicios. 

La capital catalana puede ser el inicio del cambio de tercio de los 'comuns' a partir de ahora. A nadie se le escapa que puede marcar un antes y después de las relaciones dentro del soberanismo. Muchas son las voces desde la confluencia que consideran que ese punto de inflexión puede modificar el rumbo de la confluencia y empezar a marcar distancias con el independentismo.