Ir a contenido

INVESTIGACIÓN DEL REFERÉNDUM

ERC planeó cargar el coste del 1-O al resto de españoles, según un informe de la Guardia Civil

"Lo pagarán ellos", afirmó Jové en un grupo de whatsapp de dirigentes republicanos entre los que figuraban Pere Aragonès y Lluís Salvadó

Europa Press

Carme Forcadell y Oriol Junqueras, junto a Josep Maria Jové y Lluís Salvadó, el 20 de septiembre del 2017.

Carme Forcadell y Oriol Junqueras, junto a Josep Maria Jové y Lluís Salvadó, el 20 de septiembre del 2017. / JOAN PUIG

Un nuevo informe de la Guardia Civil incorporado a la investigación sobre el referéndum del 1-O en Catalunya que lleva el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, al que ha tenido acceso Europa Press, revela que los líderes de ERC, ante la imposibilidad de destinar recursos de la Generalitat a la consulta declarada ilegal por el TC, planeaban cargar el coste al resto de los españoles: "Lo pagarán ellos".

Es la afirmación que hizo el exnúmero dos de Oriol Junqueras, Josep Maria Jové --que hoy se ha negado a contestar las preguntas del fiscal sobre el 1-O--, en un grupo de whatsapp que ambos compartían con los miembros de ERC Pere Aragonès --actual vicepresidente del Govern--, Lluís Juncà, Sergi Sol, Albert Puig y Raúl Murcia Tobalo el 5 de julio del 2017, tras la anulación de la disposición adicional de la ley de presupuestos de la Generalitat que dotaba el referéndum.

Aquel día, Puig (dircom de Economía y Hacienda) comentó al resto que no harían declaraciones y que, en todo caso, se había suspendido la disposición adicional pero "no la partida presupuestaria", a lo que Oriol Junqueras contestó con un "ok". "No diremos nada, no. Tranquilos. El viernes, el Pere conseguirá una partida equivalente del Montoro. Lo pagarán ellos", añadió Jové a renglón seguido, en referencia a Aragonés y al entonces ministro de Hacienda, según recoge la Guardia Civil en su informe.

La preocupación por la financiación para el 1-O venía ya de antes. El mismo informe policial recoge otra conversación de este grupo de whatsapp del mes de mayo en la que Josep Lluís Salvadó, objeto de esta investigación, advertía a los demás de que los presupuestos diseñados permitían "avanzar en la hoja de ruta y construir las estructuras de Estado más urgentes", pero si no se aprobaban las cuentas, "muchas cosas no podrían hacerlas".

Unos días después, el 3 de junio, era Junqueras el que abundaba en la importancia de los presupuestos, trasladando a los demás que el entonces presidente Carles Puigdemont había dicho que "sin presupuestos se acaba la legislatura", posición que compartía la AMI (Asociación de Municipios por la Independencia) y de la que tanto él como Ómniun Cultural discrepaban: "Creemos que no necesariamente", apuntaba.

La preocupación de Salvadó

El informe de la Guardia Civil destaca por "ilustrativa" otra conversación que mantuvieron por teléfono el 24 de julio de aquel año Salvadó y Pere Aragonès, entonces secretario de Economía. El primero quería comentar con el segundo la estrategia a seguir ante posibles preguntas complicadas de actualidad en una entrevista radiofónica que iba a conceder esa misma mañana y en particular, sobre un descuadre de 6.150 euros en las cuentas de la Administración catalana que estaba supervisando ya Hacienda.

"Salvadó mostró preocupación por si le preguntaban por este asunto y Pere Aragonès le comentó que dijese que eran para el mantenimiento ordinario del programa, de gastos ordinarios del proceso electoral y que no servían para el referéndum", expone la Guardia Civil. El plan era tirar "balones fuera" en caso de que le planteasen directamente si enviaría a Hacienda la documentación disponible sobre los gastos del referéndum.

La libreta Moleskine

Las conversaciones forman parte de un informe más amplio sobre Salvadó y su grado de implicación en el 1-O a la luz de la libreta Moleskine que se le intervino a Josep Maria Jové durante los registros del 20-S pero también de sus dispositivos electrónicos y de conversaciones telefónicas intervenidas.

"Se ha constatado que ha sido pieza clave en la ejecución del denominado proceso de transición nacional diseñando las líneas maestras especialmente en el ámbito de su competencia, la Secretaría de Hacienda, desde la cual se viene impulsando la implementación de una auténtica Administración Tributaria con plenas competencias para el supuesto de una hipotética Cataluña independiente", señala el informe.

No obstante, los agentes concluyen que "su participación no sólo se circunscribió al ámbito tributario, sino que fue mucho más allá asumiendo funciones y ejecutando tareas en distintos ámbitos", como la estrategia de secesión, desde la hoja de ruta hasta el acuerdo prelectoral de los partidos independentistas, o la logística de la consulta.