Ir a contenido

Borràs sugiere al Rey que actúe como "árbitro" en Catalunya

La diputada de Junts lamenta que el Monarca se convirtiera en "actor de parte" con su discurso del 3 de octubre de 2017

La política independentista le ha entregado una carta de Sànchez en una reunión que ha durado más de 50 minutos

Miguel Ángel Rodríguez

Laura Borràs a Felipe VI: Los catalanes no tenemos rey. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EFE)

La portavoz de Junts pel Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, se ha presentado ante el rey Felipe VI como "voz de Jordi Sànchez", "altavoz de los presos" y "votante del 1-O" y le ha sugerido que ejerza de "árbitro" para contribuir a solucionar el choque institucional en Catalunya por el independentismo. En una rueda de prensa en el Congreso tras su visita a la Zarzuela, la diputada soberanista ha explicado que le ha planteado al Monarca si quiere ser un jefe de Estado "moderador" o se decanta por "el del discurso del 3 de octubre", en referencia a la alocución que pronunció dos días después del referéndum ilegal.  

"Le he dicho que los catalanes no tenemos rey", ha sentenciado Borràs. Y ha comentado que ha afeado a Felipe VI que se convirtiera en "actor de parte" con ese discurso. "Hizo que muchas personas sintieran que el Rey estaba tomando parte en esta situación", ha afirmado. 

Laura Borràs se reúne con el Rey en la Zarzuela. / CHEMA MOYA (EFE / VÍDEO: EFE)

Borrás, que ha acudido a su reunión con el Monarca para no ser cómplice del intento del Tribunal Supremo de evitar la "incomodidad" de que Felipe VI se reuniera con Jordi Sànchez, ha explicado que "no puede castigarse una realidad ignorándola". En este sentido, le ha comentado la necesidad de "hacer el esfuerzo de comprender" la situación actual de Catalunya y el "dolor de los presos, de las familias y de la gente que les ha votado". 

"Le he dicho que la represión no tendría los efectos que persigue, que no se puede judicializar la política de manera permanente", ha afirmado. Un tema que, admite, le sirvió para sacar a relucir, en su conversación con el jefe del Estado, el clásico de la literatura 'Edipo rey' e insistir en la figura de un gobernante que haga un "ejercicio de no castigar sino de tratar de comprender".

El apoyo a Sánchez

Sobre la investidura, la dirigente independentista le ha insistido que sus votos irán a parar a aquel candidato que se siente a dialogar: "A alguien que esté dispuesto a solucionar políticamente un conflicto de naturaleza política". Preguntada sobre si ve al presidente en funciones, Pedro Sánchez, con este perfil, Borràs ha asegurado que el líder socialista no tiene "las mejores credenciales" después de los mensajes lanzados durante la campaña electoral. No obstante, ha abierto la puerta a que cambien esta visión: "Quiero pensar que sí reúne esas condiciones".

Pese a que no dieran sus votos para investir a Sánchez,  los posconvergentes podrían facilitar la investidura del líder socialista si los tres diputados suspendidos no dejan sus actas -al no poder votar contaría como tres abstenciones-. "Alterar las mayorías por esta vía no nos parece democrático", ha señalado antes de apuntar que la suspensión de sus compañeros es "una vulneración más de sus derechos". 

La cita ha durado más de 50 minutos, por encima de lo previsto, y en ella Borràs le ha entregado una carta personal de Sànchez, que no pudo acudir a la Zarzuela porque el Supremo no le dio permiso para salir de la cárcel.