Ir a contenido

Suspensión de los diputados presos

Urkullu se ofrece a trabajar para conseguir una "solución pactada" en Catalunya

El lehendakari apunta que intervendrá siempre que su participación "sea requerida" y "manteniendo la discreción"

El Periódico / Agencias

El lendakari, Iñigo Urkullu, en un pleno del Parlamento vasco.

El lendakari, Iñigo Urkullu, en un pleno del Parlamento vasco. / EFE / DAVID AGUILAR

El lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha comprometido a "seguir trabajando" para alcanzar una "solución pactada" en el conflicto de Catalunya, pero ha explicado que lo hará siempre que su participación "sea requerida" y "manteniendo la discreción que la solución exige".

En el pleno de control al Gobierno Vasco que está celebrando la Cámara vasca, el parlamentario de EH Bildu Pello Urizar ha formulado una interpelación dirigida al lehendakari en la que le ha preguntado cómo va a actuar ante la situación de los cuatro diputados catalanes en prisión preventiva, que han sido suspendidos de sus cargos.

Urizar ha defendido que "no se trata solo de un problema catalán sino de democracia" y tras reconocer que el lehendakari no tiene "competencias" en esta situación, ha señalado que "en la medida en que es un problema vasco, es necesario marcar una postura" que debe expresarse "de forma clara" ante el próximo presidente del Gobierno central.

"Hay que decir claramente que no es solo una cuestión catalana sino que España tiene un problema: que no acepta las naciones, y en la medida que no lo hace, tiene un problema con Euskal Herria. A usted le corresponde tener un papel más activo", le ha dicho al lehendakari.

Solución basada en el diálogo

Urkullu ha destacado que desde el verano del 2017 ha tratado de "buscar una solución basada en el diálogo, la distensión, la negociación y el acuerdo". "Precisamente, porque no tengo competencia en la resolución del conflicto, he actuado en el ámbito de las propuestas constructivas y positivas con el objetivo siempre de dirigir el problema hacia una solución", ha insistido.

En este sentido, ha explicado que su intención es "ayudar y ofrecer una solución negociada a la situación", y se ha comprometido a "seguir trabajando con ese convencimiento mientras esa idea pueda ser útil o mientras se me requiera".

Urkullu ha explicado que actuará poniendo como "condicionantes" que su participación "sea requerida" y "manteniendo la discreción que la solución de esta cuestión exige".

Urkullu ha contestado a Urizar que el Gobierno Vasco no tiene competencia directa para resolver la "anomalía" que supone que "personas que se han podido presentar a unas elecciones con normalidad una vez elegidas y manteniendo el mismo estatus que cuando lo fueron, ahora no pueden ejercer su representación".

Asimismo, ha afirmado que existen "antecedentes de anomalía democrática en el orden parlamentario" y ha citado como ejemplo el 'caso Atutxa' o que "el propio Parlament haya mantenido su actividad a pesar de la suspensión de las personas electas".

La postura de EH Bildu

En este sentido, ha recordado al parlamentario de EH Bildu que la "actitud" de la coalición en el Congreso y Senado no ha sido "nada excepcional" sino que han acatado la Constitución para acceder a sus cargos y han seguido en ellos, a pesar de la "anomalía democrática que se ha producido con la decisión de la Mesa de suspender a las personas electas" en prisión.

"No les critico por ello; al contrario, me alegro de que sigan en sus cargos como diputados y senadores de EH Bildu porque creo que serán más útiles ejerciendo sus funciones que abandonándolas", ha defendido, antes de señalar que le ha recordado todo esto porque "conviene ser exigente pero empezando por uno mismo".

Urkullu ha insistido en que va a seguir trabajando a favor de una solución pactada en la crisis catalana y en el ámbito del modelo territorial del modelo español, ya que cree que "hace falta madurez para ceder y flexibilidad para alcanzar acuerdos".

Constitución del gobierno

Tras hacer referencia a la próxima constitución del nuevo gobierno central, cree que podría "abrir una nueva oportunidad" y considera necesario que "al articular el Estado español, se acepte su realidad plurinacional". "A la hora de redistribuir la soberanía del Estado español es fundamental tener una visión constructiva y pactada. Esto es, en mi humilde opinión, lo que hay que hacer", ha manifestado.

El lehendakari cree que la solución se encuentra en la Unión Europea y ha recordado que ya ha propuesto analizar la posibilidad de una "directiva de claridad", porque "no estamos solo ante un problema entre Catalunya y el Estado español, sino que lo que está sobre la mesa, afecta directamente a la salud del proyecto europeo".

Por último, ha insistido en que se va a concentrar en "hacer que la 'vía vasca' funcione con realismo, sin fantasías, ni falsas expectativas". "La vía vasca va a necesitar perseverancia pero nuestro objetivo es demostrar que hay otra forma de analizar los conflictos y divisiones políticas", ha concluido.