03 abr 2020

Ir a contenido

Maragall se ve alcalde y llama a negociar "sin imposiciones"

Declaraciones de Ernest Maragall tras su salida del centro penitenciario de Soto del Real. / JOSÉ LUIS ROCA / ACN VÍDEO

Continúa la guerra de nervios relacionada con las posibles alianzas que deben de encaminar hacia la elección de un alcalde en Barcelona. De momento, el ganador de las elecciones, Ernest Maragall, y la candidata que quedó en segunda plaza, Ada Colau, siguen usando la palestra pública para asentar sus posiciones previas a la negociación, que se antoja ardua y que tiene como fecha límite el 15 de junio.

Por un lado , la alcaldesa en funciones, en un artículo en EL PERIÓDICO instó este viernes a ERC y a PSC a "asumir" la responsabilidad histórica" de pactar una nueva edición del tripartito de izquierdas.

Y Maragall acudió al Centro Penitenciario Madrid 5 para entrevistarse con el cabeza de lista de Junts per Catalunya en las municiaples, Quim Forn. A la salida, el ‘exconseller’ aseveró que se ve como próximo alcalde de la capital catalana, aunque reconoció que antes habrá que negociar sin "automatismos ni imposiciones".

Maragall, que por la mañana visitó a Carme Forcadell y Dolors Bassa en en el Centro Penitenciario Madrid 1, afirmó que los trabajos están "bien encaminados".

"Estamos trabajando bien, confío en tener un resultado positivo de las negociaciones en curso y poder gobernar", remarcó el alcaldable de ERC, que ha llamado a trabajar "con respeto”.

Preguntado por si se ve como alcalde, fue tajante: "Sí. Yo leo los resultados del 26M y es lo que me dicen, es el resultado natural y es la conclusión lógica de estas conversaciones".

Plan "inverosímil"

En cambio, no quiso entrar a valorar la "hipótesis" de un apoyo de la candidatura de Manuel Valls a Colau para que sea investida alcaldesa, un escenario que ve "inverosímil o poco razonable" y que, si también el PP se sumase a la operación, aún añadía más elementos de "inverosimilitud".

También Elsa Artadi acudió a Soto del Real a la entrevista con Quim Forn. Tras la reunión, la posconvergente afirmó que tras los planes para que no haya un alcalde independentista en la capital de Catalunya se oculta “una operación de Estado” .