22 feb 2020

Ir a contenido

SESIÓN DE CONTROL

Torra iniciará una ronda de reuniones para decidir qué hacer con la sentencia del Supremo

Independentistas y constitucionalistas se reprochan mutuamente las resoluciones internacionales sobre el 'procés'

Daniel G. Sastre / Roger Pascual / Xabi Barrena

Torra abrirá consultas para pactar una unidad estratégica frente al Supremo. / ALBERT BERTRAN (VÍDEO: EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, iniciará en breve una ronda de contactos con “partidos e instituciones comprometidas con el derecho de autodeterminación” para decidir qué hacer cuando el Tribunal Supremo dicte su sentencia sobre los impulsores del referéndum del 1-O y de la declaración unilateral de independencia.

Torra, que ha anunciado su propósito durante la sesión de control en el Parlament, ha afirmado que quiere, tras el ciclo electoral, buscar una opinión común sobre “cómo afrontar los meses que faltan” hasta la sentencia. “Vienen meses decisivos, querría que hoy tomáramos conciencia de dónde estamos”, ha dicho. Y ya ha adelantado: “Si no fuese absolutoria, sería un ataque a los demócratas y una vergüenza”.

Por lo demás, la sesión matinal en el Parlament se ha convertido en un cruce de reproches a cuenta de los pronunciamientos internacionales sobre el ‘procés’. Los independentistas han presumido del apoyo de un comité de la ONU, que en las próximas horas presentará un informe a favor de liberar a varios de los presos preventivos –los Jordis y Oriol Junqueras- e indemnizarlos.

A cuenta de ese informe, Torra ha subrayado que “la democracia española está sufriendo severos ataques de organismos internacionales”. Y Sergi Sabrià, presidente del grupo parlamentario de Esquerra, ha insistido en el mismo asunto: “Exigimos que los presos sean liberados de forma inmediata. ¿O España será un 5% de los países que no cumplen las resoluciones de la ONU?”.

De puntillas sobre la resolución del TEDH

Sin embargo, los independentistas han pasado de puntillas sobre la resolución del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos sobre el pleno que iba a celebrarse el 9 de octubre del 2017 en el Parlament, en el que Carles Puigdemont iba a declarar la independencia. El varapalo judicial al soberanismo ha sido recuperado por el diputado de Ciudadanos Carlos Carrizosa, que incluso ha mostrado a Torra un marco con la frase más significativa de esa resolución: “La suspensión de la sesión del pleno era necesaria en una sociedad democrática especialmente para el mantenimiento de la seguridad pública, la defensa del orden y la protección de los derechos y libertades de los demás”. El presidente de la Generalitat no ha dedicado al asunto ni una palabra.