RESACA ELECTORAL

Josep Bou, a 45 papeletas de perder los dos concejales del PP en Barcelona

El candidato popular podría quedar fuera del consistorio tras las impugnaciones de votos

Los ediles que perderían los conservadores irían a parar a la bancda de ERC y a la de los socialistas

Josep Bou vota en el Centre Cívic Vil·la Florida, el domingo.

Josep Bou vota en el Centre Cívic Vil·la Florida, el domingo. / MARIONA PUIG (ACN)

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel

El reparto de concejales en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona no está cerrado. No solo por arriba la cosa ha quedado muy ajustada, con Ernest Maragall arrebatándole la alcaldía a Ada Colau por menos de 5.000 votos, también por la parte baja la cosa ha quedado muy apretada. Aunque con un solo protagonista: Josep Bou. El alcaldable del PP mantiene por ahora dos concejales tras haber superado por 177 votos el 5% del total de papeletas emitidas válidas. Ese es el porcentaje que te mete en el consistorio, por eso han quedado fuera la CUP (3,89%) y la candidatura de Jordi Graupera (3,74%). El problema para el empresario del pan es que la revisión de lo contabilizado puede cambiar esa situación. La cosa va de 45 votos. 

Si los populares terminan sin representación en el consistorio, sus dos ediles pasarían a Esquerra y al PSC. De esta manera, los republicanos se quedarían en 11 y los socialistas, en nueve. Si eso sucediera, Maragall y Colau sumarían 21, consiguiendo la mayoría absoluta que de da cuatro años de paz y armonía. La coalición entre Barcelona en Comú y Jaume Collboni no alcanzaría esa mágica cifra, ya que se quedarían en 19. En cualquier caso, sería un número muy superior a los anteriores dos gobiernos municipales: Xavier Trias tiró la ciudad adelante con 14 y Colau lo ha estado haciendo con 11.

Hasta el miércoles 

Noticias relacionadas

Los resultados definitivos se conocerán previsiblemente el miércoles. La Junta Electoral Central deberá deliberar sobre votos nulos y actas impugnadas. Así se entiende mejor que Bou fuera el último en comparecer durante la noche electoral. Al conseguir el 5,01% de los sufragios, la prudencia invitaba a esperar hasta que el escrutinio estuviera muy avanzado. Teniendo en cuenta que las últimas encuestas además les dejaban fuera, razón de más para esperar lo máximo posible. 

Más allá de si el PP se queda fuera o si finalmente mantiene los dos concejales (además de Bou, entraría el presidente provincial del partido, Oscar Ramírez) también cambiaría la configuración del pleno. En el mandato que está llegando a su fin han batallado siete grupos municipales distintos, lo que convertía plenos y comisiones en sesiones tan largas como insoportables. Hay que tener en cuenta que en el tramo final la cosa se hizo todavía más aciaga al coincidir dos concejales no adscritos (abandonaron su grupo) a los que se tuvo que tener en cuenta en los turnos de palabra, ni que fuera algo testimonial.  Con seis -esa es la foto actual- la cosa ya se reduciría sustancialmente. Si los conservadores caen, se volvería a las cinco bancadas de los tiempos anteriores a Colau.