14 jul 2020

Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES

València y Cádiz, los únicos 'gobiernos del cambio' que resisten

La amarga victoria de Carmena en Madrid y la ajustada derrota de Colau en Barcelona deja a la renovación de 2015 sin sus dos grandes referentes

En Galicia las 'Mareas' han naufragado tanto en A Coruña como en Santiago y en Ferrol y tampoco seguirán al frente de Zaragoza o de Pamplona

Nacho Herrero

Joan Ribó, esta mañana, tras haber conducido a Compromís a su primera victoria en València y a revalidar su mandato

Joan Ribó, esta mañana, tras haber conducido a Compromís a su primera victoria en València y a revalidar su mandato / Miguel Lorenzo

Tras el verano de 2015 y aún en pleno subidón de la ola de renovación que supusieron las elecciones municipales de esa primavera, Barcelona y A Coruña acogieron sendos encuentros de los llamados 'gobiernos del cambio' pero, cuatro años después, sólo dos de los asistentes a esas cumbres repetirán al frente de sus consistorios. Se trata de Joan Ribó (Compromís) en València y José María González 'Kichi' (Adelante Andalucía) en Cadiz.

En aquellas citas hubo mucho 'sí se puede', hubo muchas lenguas y muchas esperanzas de que los llamados nuevos partidos (coaliciones o agrupaciones ciudadanas) habían pasado a liderar acuerdos progresistas en algunas de las ciudades más importantes de España y lo hacían con vocación de continuidad. "El cambio está aquí y es imparable", prometió entonces la anfitriona Ada Colau.

Pero sólo en estas dos ciudades seguirá adelante. En València, Compromís ha subido casi diez mil votos, tiene un concejal más y por primera vez ha ganado en la ciudad, pues en 2015 fue la segunda fuerza tras el PP. "Estamos muy orgullosos porque no todas las grandes ciudades españolas van en esta dirección", deslizó Ribó en la celebración.

Eso sí, el 'Govern de la Nau' perderá una de sus tres patas y se quedará sólo con el partido de Ribó y el PSPV pues Unides Podem EUPV se ha quedado fuera al no superar la barrera del 5%. De los sesenta mil votos que tuvieron por separado hace cuatro años se han quedado en dieciseis mil.

El concejal de movilidad de València, Giuseppe Grezzi, celebrando el triunfo el domingo / MIGUEL LORENZO

La campaña, y la legislatura, ha girado en buena parte en torno a una de las grandes promesas de los gobiernos del cambio: la movilidad. Los partidos de derecha han centrado en ella casi todas sus críticas y prometieron revertir algunos carriles bici por eso una de las imágenes de la noche en el 'cap i casal' fue la de concejal Giuseppe Grezzi blandiendo orgulloso su vehículo.

También 'Kichi' ha adelantado al PP como primera fuerza política en Cádiz pero su subida es aún más espectaular pues ha crecido más de dieciseis puntos y ha ganado cinco concejales hasta situarse al borde de la mayoría absoluta. "Menudo tacazo acabamos de liar en Cádiz, chiquillo", soltó el que volverá a ser alcalde, que recalcó que su ciudad "no es de derechas" pero que deben asumir el resultado "con tremenda humildad".

'Kichi', investido como alcalde en 2015 / Roman Ríos (EFE)

Su victoria es la única alegría para Unidas Podemos pero con el asterisco de que Kichi y Teresa Rodríguez son hoy por hoy la única oposición interna que tiene Pablo Iglesias en el partido morado.

Madrid y Barcelona

Durante estos últimos cuatro años, Iglesias han presumido una y otra vez de gobernar las dos ciudades más importantes de España pero ese tiempo ya pasó. A Manuela Carmena su victoria en Madrid, perdiendo un concejal, no le valdrá para repetir al frente de la capital, con el agravante en su caso de que deberá ceder la vara de mando a un tripartito de derechas, que incluirá a VOX"Hemos pasao'", ha celebrado el partido ultra en referencia al lema antifascista de 'No pasarán'

En Barcelona, Colau, perdió también un regidor y, además, sus 'comunes' no fueron ya los más votados y cedieron ese puesto a ERC. El hecho de ceder la vara de mando a un partido de izquierdas con el que puntualmente se han entendido y que ya les ha ofrecido entrar en el gobierno es el consuelo que les queda.

Como en Madrid, y también en medio de imporrantes divisiones internas, en Zaragoza el fin del gobierno del cambio supone un nuevo consistorio de derechas. Pedro Santiesteve ha ostentado la vara de mando con los nueve concejales de 'Zaragoza en Común', que ahora son tres para esta formación y dos para Podemos. El ascenso socialista no evita que vaya a haber gobierno de PP, Ciudadanos y VOX.

Debacle gallega

Si hubo una provincia que hace cuatro años simbolizó ese cambio fue A Coruña donde las Mareas se hicieron con Santiago, Ferrol y la propia A Coruña pero la debacle general del partido morado le ha hecho naufragar también en Galicia.

En Santiago, Martiño Noriega, el 'alcalde de la boina' como se le conoce, pierde la mitad de sus diez concejales y tendrá que apoyar al PSG, que ha ganado seis y es el gran vencedor de los comicios. Xose Antonio Sánchez Bugallo será el próximo alcalde. 

Algo muy parecido pasa en A Coruña, donde Xulio Ferreiro pierde cuatro concejales y está abocado a apoyar a la socialista Inés Rey, y en Ferrol, en la que Jorge Suárez, pierde la mitad de sus seis representantes y respaldará a Ángel Mato, candidato del PSG.

Otra de las grandes sorpresas de 2015, y que también algunos analistas incluyeron dentro de los llamados 'gobiernos del cambio', fue Pamplona, donde Joseba Asirón, de EH Bildu, se hizo con la alcaldía. En su caso, aunque ha subido dos concejales tiene muy difícil volver a gobernar ante la fuerza de 'Navarra Suma' y la negativa del PSN a votarle.

Hubo más ayuntamientos inmersos en ese movimiento, como Badalona, donde una moción de censura acabó con el mandato de Dolors Sabater a mitad mandato, o en Palma, donde Més per Mallorca, se ha turnado con el PSIB, pero donde ahora ha sido el socialista José Hila el claro vencedor.