Ir a contenido

elecciones del 26-M

'Junts' celebra la Recopa

Los posconvergentes festejan los dos eurodiputados en medio de la debacle en el consistorio barcelonés

Ignasi Fortuny

Elsa Artadi, candidata de JxCat, esta noche

Elsa Artadi, candidata de JxCat, esta noche / ÁLVARO MONGE

No llegaba sobrada de moral la tropa posconvergente a la cita electoral. El militante de Junts per Catalunya (JxCat) no escapó de los 'spoilers' electorales en forma de encuestas, que en este caso no guardaban concejales de la formación independentista en la chistera. Pero tampoco parecía que hubiera posibilidad para la rendición, aunque sucedió algo parecido a eso en la pugna 'indepe' entre JxCat ERC en Barcelona. En el hotel barcelonés que reunió a los posconvergentes durante la noche electoral se llegó a aplaudir el 'sorpasso' de los republicanos a los 'comuns'. ¡Qué cosas! Y hasta se celebró el quinto concejal posconvergente en la capital catalana. Algo así como conformarse con cantar una línea después de una tarde de suerte aciaga en el bingo. Concretamente, tras dejarte medio sueldo, pues JxCat ha dilapidado cinco de las 10 butacas que tenían en su poder en el consistorio barcelonés. Por eso, a lo mejor, la candidata de facto para Barcelona, Elsa Artadi, celebró tener "un alcalde independentista" guiñando un ojo a Ernest Maragall, para ver si Esquerra le invita a una más.

El ausente, el más aclamado

Otra señal-presagio. Tres majestuosas pantallas presidían la sala del hotel barcelonés en el que JxCat siguió el escrutinio, monitores que ya auguraban que sería mejor mirar lo que pasaría fuera que lo sucedería allí para los posconvergentes. Y tuvieron que esperar a pasadas las 23 horas, cuando en las televisiones aparecieron los resultados del Parlamento Europeo, ese organismo de inusitado interés, para celebrar algo. La entrada como eurodiputados de Carles Puigdemont y Toni Comín se convirtió por un momento en aquellas Recopas azulgranas: un bendito sorbo en medio de un solar. El resultado se celebró con el único grito de ánimo no forzado de la militancia de JxCat anoche: "Puigdemont, 'president'". El ausente fue el más aclamado.

A la fría militancia de JxCat solo le abrigó la 'manta-Puigdemont' que dejó los pies de Artadi descubiertos 

Hasta entonces, el goteo de los resultados de las municipales había sido una gota malaya al ánimo de los posconvergentes. "'¡Va, home, va!'", fue el grito de frustración de uno de los presentes al ver a JxCat penúltimo en el consistorio barcelonés. Y es que no ha pasado tanto desde que cerca del hotel que ayer hacía de sede del partido, a tocar de la plaza Catalunya, el movimiento 15-M se hizo fuerte y germinó lo que años después expulsó de los mandos del consistorio a los convergentes. Los ojos de la ropa de JxCat solo brillaban al mirar los números de la "capital de la República", Girona. 

Así pues, a la fría militancia solo le abriga la 'manta Puigdemont', a pesar de que anoche dejó los pies de Artadi totalmente descubiertos cuando alguno creía que también para ella sería la 'batamanta' definitiva.  La noche no fue de celebración, sí de "descanso, que hay mucho trabajo que hacer". Lo dijo Artadi, preciso diagnóstico de máster en Harvard, que dormirá con los pies fríos.