Ir a contenido

CITA CON LAS URNAS

Elecciones Catalunya: Puigdemont bate a Junqueras pero ERC toma el territorio

JxCat gana de calle las europeas aunque cede poder municipal

Jose Rico

Carles Puigdemont y Toni Comín intervienen ante los militantes de JxCat en Barcelona

Carles Puigdemont y Toni Comín intervienen ante los militantes de JxCat en Barcelona / ÁLVARO MONGE

El duelo de reválida entre los dos tótems del 'procés', el fugado Carles Puigdemont y el encarcelado Oriol Junqueras, volvió a caer del lado neoconvergente, pero a diferencia de las elecciones catalanas del 2017, esta vez ERC edulcoró el segundo revés con dos victorias significativas: la conquista de la ciudad de Barcelona y la toma de un buen pedazo del pastel municipal. Un empate técnico en el independentismo que seguramente ayudará a blindar las ajironadas costuras del Govern y aguantar los achaques entre socios hasta que el Tribunal Supremo dicte sentencia en otoño. Mientras tanto, el pulso se traslada ahora a las instituciones europeas, en un intento de hacer realidad el anhelo de internacionalizar el conflicto catalán.

Rozando el millón de votos en Catalunya y con unos 38.000 apoyos en el resto de España, Puigdemont venció de calle en su pugna con Junqueras y logró incluso un segundo escaño para Toni Comín. Los tres son ya eurodiputados electos, pero, a diferencia del líder de ERC, Puigdemont y Comín tienen por delante una batalla judicial para lograr unas actas que el Parlamento Europeo ya les ha advertido por escrito de que difícilmente podrán llegar a asumir. JxCat mantenía anoche que ambos gozan ya de inmunidad europea, y que esta prevalece sobre la orden de arresto que pesa sobre ellos si pisan suelo español. Pero la Eurocámara, en cambio, las reglas son otras: las prerrogativas solo se obtienen al cumplimentar los trámites «presenciales» en el Congreso, exponiéndose a ser esposados. El litigio puede acabar en los tribunales europeos.

PALIZA MUNICIPAL

Puigdemont capitalizó el voto habitualmente rebelde en las europeas y sacó más petróleo de la suspensión de los diputados presos y su negativa a renunciar a los escaños, allanando con ello la investidura de Pedro Sánchez. Pero el triunfo de JxCat en los eurocomicios fue inversamente proporcional a su resultado en el envite municipal, en el que ERC le apalizó y el PSC también le sobrepasó con amplitud.

En el 2015, cuando aún eran CiU, los ahora neoconvergentes ganaron en votos y en concejales. Ayer se quedaron solo con la medalla de bronce tras perder seis puntos y no adjudicarse la victoria solo en la provincia de Girona.Eso sí, JxCat ostentará más alcaldías que los republicanos al imponerse con mayoría absoluta en 300 poblaciones.

El eurozarpazo afianza a Puigdemont ante los sectores críticos del PDECat que esperaban los resultados de anoche para decidir si alzan la voz. Podrán hacerlo en parte ante la fuerte caída municipalista, pero el liderazgo del expresidente de la Generalitat parece difícil de cuestionar. Tanto como el de Junqueras en ERC. Los republicanos crecieron siete puntos y ganaron por primera vez en la historia unas municipales, encadenando otro triunfo inédito como el de las generales de hace un mes. Escaso botín, sin embargo, para reclamar más protagonismo en el renqueante Ejecutivo de Quim Torra.

SUBIDA INDEPENDENTISTA

El secesionismo volvió a enseñar músculo en las urnas y, con otra participación récord, acarició en las europeas su sueño de llegar al 50% de las papeletas. Pero en el menos indómito voto municipal, la suma independentista no consiguió llegar al 40%, situándose en una cota muy similar a la cosechada un mes atrás, en las legislativas.

Más allá del universo procesista, la doble cita electoral en Catalunya permitió al PSC recuperar posiciones y dar oxígeno a la vía del diálogo antes de que la justicia sentencie el 'procés'.