Ir a contenido

CITAS CON LAS URNAS

Sánchez pide que Barcelona deje de estar sometida al 'procés'

El presidente reclama que la capital catalana deje de estar subordinada a los independentistas y saca partido del veto a Iceta como arma electoral

Roger Pascual

Declaraciones del presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, que ha asegurado que frente al proyecto independentista que segrega y divide a la sociedad catalana, los socialistas defienden una Catalunya que quiere a España y una España que quiere a Catalunnya. / FERRAN NADEU / VÍDEO: EUROPA PRESS

Aferrándose al impulso del éxito de las generales, el PSC espera que las municipales del domingo sirvan para confirmar su renacer electoral. Los socialistas catalanes confían en el 'factor Pedro Sánchez' para este resurgir. El presidente en funciones ha alentado a volver a teñir de rojo las urnas para apuntalar la victoria del 28-A, especialmente en Barcelona, que quiere que sea dique de contención contra el independentismo.

"La pregunta sigue siendo la misma para el 26, sobre todo fundamentalmente aquí. ¿Queremos una Barcelona que vuelva a ser Barcelona, esa ciudad que iluminó lo que representaba la España de esa época o una Catalunya sometida y subordinada a los intereses personales y al 'procés' independentista?", ha sentenciado en el acto central de campaña del PSC en Barcelona. "Para que el avance sea más rotundo es fundamental que tengamos muchos escaños para el Parlamento Europeo y un alcalde en Barcelona socialista", ha añadido.

El presidente español tenía previsto estar el primer día oficial de campaña en Barcelona, en un acto que se suspendió por la muerte de Alfredo Pérez Rubalcaba. Este jueves, en la antigua fábrica Fabra i Coats de Sant Andreu, el líder del PSOE ha tenido un recuerdo para el fallecido, poniendo al vicepresidente como ejemplo de los logros de los Gobiernos del PSOE y también de lucha por el autogobierno en Catalunya, que, según ha destacado Sánchez, tanto los independentistas como la derecha recentralizadora han puesto en peligro.

"Vetan al PSOE porque representamos a una Catalunya que quiere a España y viceversa, una sociedad inclusiva, que ni segrega ni fracciona""

Pedro Sánchez

Presidente en funciones

Miquel Iceta y Núria Marín, dos de los nombres que suenan en las quinielas de ministrables, han sido teloneros del presidente. El portazo de los independentistas truncó la idea de Sánchez de convertir a Iceta en el presidente del Senado, pero puede convertirse en una gran baza electoral  cara al domingo. No solo en Catalunya, donde pueden reivindicar que ellos son los verdaderos paladines del diálogo (y no ERC, el otro gran ganador en Catalunya el 28-A), sino también en otras comunidades, especialmente en aquellas en las que se celebran autonómicas que el PSOE puede mostrar como ejemplo de que no tienen pactos secretos con los independentistas.

"El independentismo vetó a Iceta y a los Presupuestos Generales del Estado más sociales para Catalunya. Vetan al PSOE porque representamos a una Catalunya que quiere a España y viceversa, una sociedad inclusiva, que ni segrega ni fracciona. Eso nos separa", ha clamado Sánchez ante unas 2.000 personas.

"Habían pensado que vetando a una persona nos pararían; se equivocaban", ha coincidido Iceta, cargando contra el "sectarismo de los independentistas y la complicidad de la derecha".  El primer secretario del PSC reclamó que los que hicieron posible que se parara a la derecha tricefálica y hacer presidente a Sánchez vuelvan a apostar por rojo, empezando por Barcelona. "Solo el voto a Jaume Collboni impide que siga subordinada, fracasada, todo termina en Ada [Colau]".

"No nos confiemos"

Collboni ha vuelto a erigirse como el voto útil contra el independentismo en la capital catalana, para asegurarse que "no someta a la ciudad de Barcelona" ni al "'procés'". En el acto también han participado Frans Timmermans, candidato socialdemócrata a la presidencia de la Unión Euroepa (UE), y Josep Borrell, cabeza de lista del PSOE a las europeas, señalando que la unidad europea es clave para afrontar los retos de futuro. "No nos confiemos, ni nos relajemos. Fue una excelente noticia ver el 28-A que el PSOE volvía a ganar, pero las urnas del 26-M están vacías. Pido un voto de coherencia, con el futuro, el avance de Europa, Barcelona y Catalunya", ha reflexionado Sánchez.

Después de bromear con el troleo de José Zaragoza a la "derecha desubicada" de Vox (única referencia a la polémica constitución del Congreso), el líder del PSOE ha avisado que el día 26 "no está en juego la superviencia de los líderes de la derecha [como Pablo Casado], sino del Estado del bienestar".