Ir a contenido

CITA CON LAS URNAS

Sánchez apela a la abstención de PP y Ciudadanos

El líder socialista pide a ambos partidos que contribuyan a la gobernabilidad y estabilidad o "se echen a un lado"

El presidente en funciones ve "desubicado" a Vox, "desconcertados" a los populares y "desaforados" a los naranjas

Julia Camacho

Pedro Sánchez, este miércoles, en un mitin en Sevilla.

Pedro Sánchez, este miércoles, en un mitin en Sevilla. / EFE / JOSÉ MANUEL VIDAL

Días atrás lo hicieron su ministra portavoz, Isabel Celaá, o el secretario de organización del PSOEJosé Luis Ábalos. Pero este miércoles ha sido el propio presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, quien ha explicitado el llamamiento de los socialistas PP y Ciudadanos para que con una abstención a favor de su investidura faciliten la formación del Ejecutivo. "Pido al PP y a Cs que entiendan el mensaje de la gente del pasado 28 de abril y que permitan un Gobierno centrado en las necesidades del país", ha dicho el líder socialista este miércoles en Sevilla. "Y si no lo entienden, que se echen a un lado pero que dejen gobernar a quien ha ganado", ha añadido.

Sánchez se refirió a la pelea por la hegemonía de la derecha, lamentando que los líderes de este bloque parezcan más preocupados "por su supervivencia personal" para el próximo domingo "que por la del Estado del bienestar". El presidente en funciones explicó que el martes, en la constitución del Congreso, se pudo ver a "una derecha desubicada, que no sabía en qué escaño sentarse [por Vox]; a otra derecha desconcertada por la derrota del pasado 28 de abril [por el  PP], y a otra derecha desaforada por un giro a la extrema derecha impropio de un partido liberal en Europa [por Cs]".

A cuatro días de las elecciones municipales, autonómicas y europeas, Sánchez destinó la jornada a diversos encuentros en Andalucía junto a la expresidenta y líder del PSOE-A, Susana Díaz. Los socialistas aspiran a mantener el control de seis de las ocho diputaciones provinciales y consolidar las alcaldías de capitales como Sevilla, la ciudad más grande que gobiernan y a la que definió como "el corazón del socialismo", Granada Córdoba. En su intervención, el presidente en funciones ha apelado a los indecisos para que "no lo den todo por hecho" después de los resultados de las pasadas elecciones generales, asegurando que el cambio "no será tan profundo o rotundo" si no va acompasado desde los ayuntamientos y los gobiernos autonómicos. Por eso, dijo, es necesario un "voto coherente" con la apuesta por el avance y el futuro que hicieron los ciudadanos hace cuatro semanas.

Así, en un acto menos multitudinario que otros en esta campaña, Sánchez ha desglosado un buen número de iniciativas que pretende poner en marcha en los próximos cuatro años "y después de mucho tiempo de bloqueo" de las derechas de PP y Cs. De tal manera que si el Gobierno de Felipe González significó la construcción del Estado del bienestar, y el de José Luis Rodríguez Zapatero fue el de los derechos sociales, su legislatura será la del avance hacia el futuro. "La España que avanza en justicia social, convivencia y limpieza contra la corrupción", esbozó.

Recuerdo a Rubalcaba

El líder socialista también tuvo palabras para elogiar la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba, presente en buena parte de los gobiernos socialistas, y que le ha servido para subrayar que buena parte del éxito del PSOE como "organización que más años ha gobernado tiene mucho que ver con haber sabido conectar con los deseos y las necesidades de la gente". No solo derrotó a ETA, sino que como secretario general del PSOE, y "ante el desafío del independentismo de Catalunya, donde la población es amante de la integración y no de la exclusión, Pérez Rubalcaba defendió el Estatuto", afirmó.

"Y ahora es la ultraderecha la que pone 'cordones sanitarios' al PSOE, que fue uno de los propulsores de la Constitución desde el primer momento", apuntó, recordando a esas formaciones que la Carta Magna "es patrimonio de todos los españoles, no solo de unos cuantos que quieren hacer ver que es suya".