Ir a contenido

Sánchez detalla su agenda territorial: defensa del Estatut y nueva financiación

El presidente traslada a sus diputados la necesidad de impulsar ocho pactos de Estado

Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez, junto a Adriana Lastra y Cristina Narbona, este martes en el Congreso. 

Pedro Sánchez, junto a Adriana Lastra y Cristina Narbona, este martes en el Congreso.  / DAVID CASTRO

Las reuniones de los diputados, senadores y europarlamentarios socialistas solían tener lugar, durante los últimos tiempos, en la sala Constitucional del Congreso. Hace años eran en la Ernest Lluch, la más grande de la Cámara baja, pero la dirección del PSOE evitaba utilizarla en la pasada legislatura para que no se vieran sillas vacías. Este martes, sin embargo, justo antes de la constitución de las Cortes, Pedro Sánchez ha vuelto a este espacio para dar un breve discurso a sus parlamentarios. Con 123 diputados, 121 senadores y 14 europarlamentarios socialistas (que serán más tras las elecciones del próximo domingo, según las encuestas), la sala ha estado repleta. Incluso había dirigentes de pie.

Sánchez ha empleado su intervención para explicar su agenda territorial en la legislatura que ahora empieza, basada en la defensa del autogobierno y la necesidad de alcanzar un nuevo pacto de financiación. "El Estado autonómico ha supuesto la cohesión social y territorial y la garantía de unidad de nuestro país. Ante el separatismo catalán y ante la recentralización de la derecha y sus tres siglas, defensa del Estatut. Ese va a ser uno de los pilares fundamentales de nuestro discurso territorial. También la reforma de la financiación autonómica y la lucha contra la despoblación", ha señalado el presidente en funciones, que ha insistido en que el problema de Catalunya no es de independencia, sino de "convivencia, nada más y nada menos".

Eutanasia y brecha salarial

Junto a este enfoque, que pretende "reforzar" el Estado autonómico, el líder socialista ha defendido la necesidad de buscar distintos pactos de Estado en el Congreso, muy fragmentado: un acuerdo educativo y por la ciencia, un nuevo estatuto de los trabajadores que "acabe" con la reforma laboral del PP, pensiones, transición ecológica, agenda feminista (para poner fin a la brecha salarial, entre otros objetivos), medidas para los jóvenes y reconocimiento al derecho a la eutanasia.

Sánchez, por último, se ha detenido en Meritxell Batet y Manuel Cruz, ambos catalanes, a quienes ha propuesto para presidir el Congreso y el Senado. "Se ha especulado mucho sobre su lugar de nacimiento. Y yo quiero deciros que no ha sido por eso. Ellos representan todo lo mejor que siempre hemos representado los socialistas: lealtad al Estado, respeto a las instituciones y vocación de diálogo y tender puentes con los grupos. Son catalanes al servicio de España y españoles al servicio de Catalunya", ha explicado entre aplausos.