Ir a contenido

RADIOGRAFÍA

JxCat se juega en Girona su principal feudo

Los resultados de las generales han acercado a ERC a la victoria de las municipales en la única capital que gobiernan los neoconvergentes

El próximo gobierno local tendrá que abordar la falta de vivienda asequible, una problemática agravada por la proliferación de pisos turísticos

Berta López

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas (con la bandera), descubre, en abril del año pasado, la placa que inauguró el cambio de nombre de la plaza Constitución por 1 de octubre.

La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas (con la bandera), descubre, en abril del año pasado, la placa que inauguró el cambio de nombre de la plaza Constitución por 1 de octubre. / EFE / ROBIN TOWNSEND

Al igual que en el resto de capitales catalanas, el 26-M se presenta incierto en Girona, con el temor por parte del partido en el gobierno, CiU, de perder la alcaldía. A diferencia de Tarragona Lleida, no es el PSC quien podría ceder el gobierno municipal, sino Junts per Catalunya. La actual alcaldesa, Marta Madrenas, parece que lo tendrá complicado para revalidar los resultados de las últimas elecciones -cuando el candidato era el entonces desconocido Carles Puigdemont-, puesto que en estos cuatro años han ido perdiendo fuelle, empezando por la designación de Albert Ballesta como sucesor de Puigdemont, que forzó un alud de renuncias y acabando por las críticas por la gestión del aumento masivo del turismo concentrado en el Barri Vell.

Esta tendencia en detrimento de los neoconvergentes y en favor de los republicanos quedó plasmada en los resultados de las elecciones generales. En el 2015, CiU ganó las municipales con más del doble de votos y escaños que ERC -10 y cuatro, respectivamente-, que quedó en segundo puesto. En las elecciones generales que se celebraron ese mismo año, el espacio neoconvergente, que se presentó como Democràcia i Llibertat, ganó por la mínima -menos de 200 votos de diferencia- a ERC. Sin embargo, en la repetición electoral del año siguiente, fueron los republicanos quienes se erigieron como primera fuerza, a 1.200 votos de los neoconvergentes. En la convocatoria del pasado 28 de abril, el aumento de la participación reforzó en votos a ambas formaciones, manteniendo los mismos votos de distancia a favor de ERC.

Todo indica que el duelo por el consistorio será entre Madrenas y el exsenador de ERC Quim Ayats. La CUP -tercera fuerza con cuatro concejales-, se presenta en esta ocasión como Guanyem Girona, un espacio que pretende ser "un relevo político en clave municipalista" del gobierno actual y dispuesto a gobernar. La lista que encabeza Lluc Salellas, hermano del abogado y exparlamentario de la CUP Benet Salellas, ya ha mostrado su predisposición a formar un gobierno con ERC, consciente de que gobernar en solitario será casi imposible para cualquier partido.

Clima favorable para los socialistas

Más allá del bloque independentista, que en Girona gana por goleada y actualmente ocupa 18 de los 25 escaños que conforman el pleno, los socialistas vuelven a presentarse con Sílvia Paneque -que fue primera teniente de alcalde durante el tiempo que duró el pacto entre CiU y el PSC- como cabeza de lista y tratarán de mantener o incrementar los cuatro ediles, con un clima también favorable después de los buenos resultados del 28-A: pasaron de tercera a segunda fuerza, con 3.500 votos más que en el 2016. Paneque cuenta con el apoyo de la Plataforma Tornem a ser Girona, que denuncia el abandono de la ciudad en favor del 'procés' por parte del ayuntamiento y de la alcaldesa y defiende "el municipalismo y el catalanismo" como base del éxito de transformación de la ciudad. Entre los firmantes del manifiesto se encuentran Joaquim Nadal -exalcalde socialista que abandonó el partido en el 2015-; Josep López de Lerma, exdiputado al Congreso por CiU, o Pius Pujades, fundador de 'Punt Diari'.

Ciutadans y PP lucharán por ser primera fuerza en el espacio de la derecha no independentista. En las municipales del 2015, los naranjas fueron quinta fuerza a 600 votos de los populares, que quedaron sextos. Después del batacazo del PP en las generales, todo indica que Cs volverá a quedar por delante. Sin embargo, el 'factor carisma' -que tiene un peso importante en las municipales- puede jugar en favor del PP, cuya lista encabeza Concepción Veray, exdiputada en el Congreso y vinculada al partido desde joven, frente al joven candidato de Cs, Daniel Pamplona, cuya inexperiencia política puede jugar en su contra.

Girona en Comú y Vox tratarán de hacerse un hueco en el pleno, que al haber superado el umbral de los 100.000 habitantes, en el próximo mandato contará con dos sillas más. Los ultraderechistas lo tienen prácticamente imposible dados los resultados que consiguieron el 28-A, mientras que en el caso de los 'comuns' el interrogante será si conseguirán mantener los casi 5.000 votos que consiguieron en las generales o si una parte importante de ellos irán a la candidatura de Salellas.

Los temas de campaña

El aumento del precio del alquiler y la falta de vivienda social asequible es uno de los principales temas que tendrá que abordar el próximo gobierno de la ciudad. Un fenómeno que tiene que ver con el aumento masivo del turismo, concentrado en el Barri Vell, lo que ha hecho proliferar los pisos de uso turístico, superando los 700 en el barrio.

Mientras los vecinos del Barri Vell piden una pacificación del centro de la ciudad, el resto de barrios reclaman más atención especialmente en cuestiones como movilidad -mejora de horarios, frecuencia y reducción de las tarifas del transporte público-, infraestructuras y sobre todo en materia de seguridad, un tema que preocupa especialmente a los vecinos, por lo que reclaman la recuperación de la figura del regidor de barrio y una mayor presencia policial.