Ir a contenido

PERFIL

Manuel Cruz, nueva filosofía para el Senado

El expresidente de Federalistes d'Esquerres se pondrá al frente de la Cámara alta tras el portazo independentista a Iceta

Manuel Cruz.

Manuel Cruz. / JOAN PUIG

Nueva filosofía para el Senado. Después de que fracasara la opción de Miquel Iceta, Pedro Sánchez apuesta ahora por Manuel Cruz (Barcelona, 1951), catedrático de Filosofia Contemporania en la Universitat de Barcelona y federalista convencido. El expresidente de Federalistes d'Esquerres, que fue el cabeza de lista del PSC al Senado en las últimas elecciones generales, se convertirá de esta forma en la cuarta autoridad del país.

«Es una persona muy serena, dialogante, muy rigurosa. Creo que será un presidente del Senado magnífico porque es una persona muy preocupada por la calidad democrática», le ha ensalzado Iceta. Después de que el portazo independentista  en el Parlament le impidiera alcanzar la presidencia del Senado, el primer secretario de los socialistas catalanes destaca de su recambio para la Cámara alta el compromiso inequívoco con el federalismo y su condición de independiente. El hecho de que ya tenga el acta de senador, unida a la mayoría socialista en el Senado, evita que la candidatura de Cruz pueda ser torpedeada.

Después de toda una vida  dedicada a la docencia  y a la creación literaria (ha publicado una treintena de libros en solitario), en el 2012 Cruz fue uno de los firmantes del manifiesto Llamamiento a la Catalunya federalista y de izquierdas, que sentenciaba que «la ruptura con España no es la única salida de futuro y que el inicio de un proceso de secesión en un contexto como el actual pone en peligro la cohesión social». Ese texto sefue la semilla de Federalistes d'Esquerres, entidad que aboga por una tercera vía federal como camino para reconducir las relaciones entre Catalunya y España, y que Cruz presidiría desde el 2013 al 2016. El prolífico escritor y articulista escribía ya en el 2013 en las páginas de EL PERIÓDICO que "la tensión soberanista está poniendo a prueba la capacidad de reacción de la sociedad catalana". 

Dejó de la presidencia de la entidad después de aceptar ir, como independiente, en el número dos de la lista del PSC en las generales del 2016. Meses después rompió, como el resto de diputados del PSC, la disciplina del grupo socialista votando en contra de la investidura de Mariano Rajoy. En el Congreso ha sido el portavoz socialista en la comisión de Ciencia, Innovación y Universidades. Ahora será en el segundo presidente catalán de la historia del Senado, después de Laureano Figuerola, ministro del Partido Republicano Democrático e impulsor de la peseta.

Representación territorial

Al frente del Senado intentará contribuir ahora a la reformarlo para convertirlo en una «auténtica Cámara de representación territorial» y con un ambiente «absolutamente diferente» al de la última legislatura, en el que el PP tenía mayoría absoluta y donde el Senado  tuvo un inusitado protagonismo con la aplicación del 155.