Ir a contenido

Torra, sobre los lazos amarillos: "Pagaré el precio que haga falta"

El 'president' acusa al Estado de orquestar una maniobra política contra el independentismo

Alega que la orden de retirar los símbolos era inaplicable y contraria a los derechos fundamentales

El president Quim Torra saliendo de la Audiencia.

El president Quim Torra saliendo de la Audiencia. / ALBERT BERTRAN

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, ha comparecido en el Palau de la Generalitat para lanzar un mensaje desafiante tras declarar ante el juez por su decisión de no retirar de entrada los lazos amarillos y 'estelades' de edificios de la Generalitat en la anterior campaña electoral. Torra ha afirmado que la orden de la Junta Electoral Central era inaplicable, dictada por un órgano que no era competente, y que obedece a una maniobra política del Estado contra el independentismo, por lo que ha proclamado: "El 'president' no pede defallecer en la conquiesta de derechos y libertades, si la democracia española no aguanta esta defensa pagaré el precio que haga falta". "No se puede obedecer una orden injusta que  conculca derechos fundamentales", ha proclamado.

Torra ha insistido en que irá "hasta las últimas consecuencias" en la defensa de "derechos civiles y libertades democráticas como la libertad de expresión" y ha reclamado al Gobierno español "que deje de usar sus instituciones y aparatos de poder para su estrategia represiva".

Las pancartas

El 'president' ha confirmado que durante su declaración no ha contestado a los letrados de Vox por "decencia democrática" y porque "son candidatos al ayuntamiento de Barcelona". Y ha subrayado que pese a cambiar finalmente las pancartas, como le pedía la JEC y le recomendó el Síndic de Greujes, ello "no significó en absoluto un cambio en nuestro posicionamiento, seguimos defendiendo la libertad de expresión, poner en el balcón 'libertad presos, retorno de los exiliados' y con un lazo".

Torra ha hecho estas declaraciones tras declarar esta mañana ante el juez que la orden de la Junta Electoral Central (JEC) de retirar los lazos amarillos de los edificios públicos era "imprecisa", a la vez que ha subrayado que este organismo no era competente, a su entender, para acordar esa medida. El mandatario catalán se ha referido que con la colación de esa simbología simplemente ejercía su derecho a la libertad de espresión y sus derechos políticos, a la vez que ha apelado a los derechos humanos.

La declaración del 'president' ha venido precedida de una muestra de apoyo de varios centenares de personas, con presencia de miembros del Govern, de los partidos independentistas y entidades soberanistas a las puertas del palacio de justícia.