Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES

En uno de cada tres municipios de Girona solo se podrá votar a candidaturas independentistas

En 78 de las 221 localidades de la provincia solo se han presentado listas de ERC, JxCat y la CUP

Berta López

En uno de cada tres municipios de Girona solo se podrá votar a candidaturas independentistas

ICONNA / JORDI RIBOT

Girona es indiscutiblemente el feudo del independentismo catalán. En ninguna de las cuatro últimas elecciones autonómicas el independentismo ha conseguido menos del 60% de los votos en esta provincia, mientras que en el conjunto de Catalunya nunca han logrado superar el 50%. Una tendencia que se repite en el resto de comicios, tanto generales como municipales: en las recientes legislativas del 28-A, los secesionistas se llevaron el 56,02% de los votos en la circunscripción gerundense, mientras que no llegó al 40% en en el total de Catalunya. A nivel municipal, CiU, ERC y la CUP obtuvieron en el 2015 el 63,66% de los apoyos, que les valieron un total de 1.483 concejales de los 1.927 que están en juego en la provincia.

Pero resulta que, en algunos casos, los electores no tienen más opción que esa. El bloque independentista es el único que que presenta listas para el 26-M en 78 de las 221 localidades de la demarcación. Es decir, en uno de cada tres (35,29%) municipios gerundenses, los vecinos solamente tendrán la opción de votar a candidaturas de fuerzas partidarias de la secesión. La mayoría de los pueblos que solo cuentan con una, dos o tres listas tienen menos de 2.000 habitantes, pero el tándem ERC-JxCat -y en algunas ocasiones también la CUP- ya puede cantar victoria en poblaciones de más peso, como Ribes de Freser, Sant Joan de les Abadesses, Alp, Llívia, Sant Joan les Fonts, la Vall d’en Bas, Bescanó, Porqueres, Portbou y Port de la Selva.

En la mayoría de municipios (37), la alcaldía se la jugarán ERC (que en muchas localidades se presenta bajo la marca de 'Acord Municipal') y Junts per Catalunya (con la marca 'Junts'), y en cinco más se la disputarán también con la CUP. En la comarca de la Cerdanya, la formación Endavant Cerdanya -escisión de ERC- se presenta en Guils y Alp junto a ERC y JxCat, y en Isòvol y Bolvir junto a JxCat.

Además, en 31 municipios solamente se ha presentado una candidatura: los neoconvergentes tienen la alcaldía asegurada en 16 localidades, como la Vall de Bianya, Les Planes d’Hostoles, Vilallonga de Ter, Cabrera o Vilamalla. Esquerra gobernará seguro en 14, entre otros en Sant Joan de les Abadesses, Fontanals de Cerdanya y Espolla. Ignasi Sabater, por su parte, continuará siendo el alcalde de Verges, pues la CUP es el único partido que ha presentado una lista en el municipio.

Crece la izquierda y retrocede la derecha

Esquerra ha hecho una segunda demostración de fuerza -después de los buenos resultados del 28-A- y ha presentado un total de 178 listas en la demarcación, la mejor cifra de su historia, sumando 23 a las 155 que presentó en el 2015, y siendo con ello el partido que más candidaturas ha añadido respecto a cuatro años atrás. De hecho, ERC es el partido que más listas ha presentado en el total del territorio catalán: sus 828 candidaturas han superado por primera vez a JxCat, que se ha quedado en 800.

No obstante, en Girona, el crecimiento de los republicanos no les ha sido suficiente como para arrebatarle el protagonismo al espacio neoconvergente. Pese a haber presentado 15 listas menos que las 199 que sus predecesores -CiU- en el 2015, Junts per Catalunya continúa siendo el partido más asentado en la provincia, con 6 listas más que ERC.

Por su parte, la izquierda independentista también crece. La CUP, que en algunos municipios se presenta con la marca 'Alternativa Municipalista', se ha presentado en 5 pueblos más que hace cuatro años, llegado a las 40 candidaturas.

El PSC se mantiene y el PP se desploma

No solamente el bloque independentista tiene aseguradas algunas alcaldías. El PSC, el partido no independentista con más arraigo en la provincia, ha presentando un total de 114 listas con la marca 'Candidatura de Progrés' -dos más que en el 2015- y se ha asegurado ya el consistorio de Sant Miquel de Fluvià (Alt Empordà) y Sales de Llierca (Garrotxa), al ser la única fuerza que concurre.

El PP ha caído en picado hasta perder 40 de las 70 listas que presentó en el 2015, aunque se mantiene como segunda fuerza constitucionalista por delante de Ciutadans. En 2015 los populares fueron muy criticados por haber presentado en muchos municipios lo que se conoce como 'listas fantasma', formadas por candidatos que no son del municipio ni tienen ninguna relación con él, a fin de mantener la representación en las diputaciones y mantener las subvenciones.

Los naranjas, que se esfuerzan en reivindicar la españolidad de los pueblos de Girona, se presentan en 25 localidades, lo que representa en 11,31% del total. 15 listas más, eso sí, que en la última convocatoria municipal. Desde la ultraderecha, Vox se estrenará con cinco candidaturas: Girona, Salt, Olot, Figueres y Blanes.

Los 'comuns' pierden fuelle

El espacio de los 'comuns' también ha retrocedido respecto al número de candidaturas que presentó en el 2015 su predecesor, Iniciativa per Catalunya-Verds. Se han quedado con 17 candidaturas -bajo la marca 'En Comú Guanyem'- respecto a las 30 que de los anteriores comicios y buscarán representación sobre todo en capitales de comarca como Girona, La Bisbal d'Empordà y Olot, y en ciudades de la costa como L'Escala, Platja d’Aro, Palafrugell, Sant Feliu de Guíxols, Blanes o Lloret de Mar.