Ir a contenido

JUICIO DEL 'PROCÉS'

Xavier Trias: "La actitud de la gente era reivindicativa, pero pacífica, de reivindicación nacional"

Sostiene que la "preocupación" era evitar a quien puede ser "un provocador"

Afirma estar "a punto, a punto de retirarse" de la política

Ángeles Vázquez

Los acusados del ’juicio del procés’.

Los acusados del ’juicio del procés’. / EL PERIÓDICO

El exalcalde de Barcelona Xavier Trias, "a punto, a punto" de retirarse de la política, no necesitó más de 15 minutos ante el Tribunal Supremo. Prácticamente se limitó a explicar que la actitud la gente el 20 de septiembre de 2017 ante la conselleria de Economia fue "reivindicativa, pero pacífica, tranquila, de reivindicación nacional", porque una de las preocupaciones en cualquier movilización es evitar que "nadie pueda hacer una tontería", a los "alborotadores".

Solo el abogado Francesc Homs, que forma parte del equipo que defiende a Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, fue el único que le preguntó. Se veía que Trias venía con tiempo, porque empezó diciendo que fue 'conseller' de Sanidad, de Presidencia, diputado por CiU en el Congreso, alcalde de Barcelona... No mencionó que a punto habría sido candidato al Parlamento Europeo si el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont no hubiera podido concurrir finalmente.

Explicó que el 20 de septiembre, se enteró por los medios de comunicación, lo que le produce "indignación, porque se enteran antes que la gente normal", que se estaba registrando la conselleria. También vio que "se había intentado entrar en la sede de un partido sin autorización judicial", en referencia a la CUP, donde la policía detectó carteles que creyó publicitaban el 1-O.

Al llegar al Ayuntamiento se encontró con el teniente de alcalde Alfred Bosch y le dijo que tenían la obligación de acercarse a la sede de ese partido para mostrar su apoyo. Tras asegurarse de que serían bienvenidos, allá fueron para mostrar "su apoyo y decir que esto no puede ser".

"Un paquete"

Desde allí fueron a la conselleria, donde señaló que, pese a la acumulación de gente, "había un cordón que mantenía el orden hasta llegar a la puerta". Cuando llegó hasta ella, los mossos le indicaron que era mejor que no entrara. 

No obstante, allí se encontró con personas con una "actitud preocupada", por lo que le dijeron, de cuyo susto aún no se ha "recuperado". "Y yo que he hecho la mili dije ¡es una barbaridad! ¿Cómo se puede dejar el coche con armas dentro? Al que lo haya hecho le va a caer un paquete...", explicó justo antes de añadir que sobre los vehículos de la Guardia Civil que quedaron destrozados había periodistas con sus cámaras.