Ir a contenido

La CUP plantea un nuevo referéndum si interviene la comunidad internacional

La formación llama a una estrategia de desobediencia civil e institucional para poder ejercer la autodeterminación

Europa Press / Barcelona

Lluc Salellas y Maria Sirvent, dirigentes de la CUP, en una imagen de archivo. 

Lluc Salellas y Maria Sirvent, dirigentes de la CUP, en una imagen de archivo.  / ACN

El Consell Polític de la CUP ha aprobado un documento en el que, entre otras opciones, plantea la posibilidad de celebrar un nuevo referéndum de autodeterminación "en el contexto de una intervención de la comunidad internacional". Lo ha explicado la formación en un comunicado este lunes después de que el diario 'Ara' haya publicado que los 'cupaires' apuestan por la desobediencia civil e institucional.

La CUP ha aclarado que "no ha aprobado una hoja de ruta nueva", sino que se trata de un documento de 10 puntos políticos y organizativos "para explorar la posibilidad de construir una alternativa política de cara a las próximas elecciones al Parlament", y que se someterá a votación en la asamblea que la formación celebrará en julio.

El contexto necesario

En este documento, el partido se reafirma en "la necesidad de apostar por una estrategia concertada de la forma más amplia posible que, ante el bloqueo y la represión del Estado español, se base en la desobediencia civil e institucional para hacer posible el ejercicio del derecho a la autoderminación y la aplicación de un programa de medidas en materia de derechos civiles, sociales y políticos". Los 'cupaires' subrayan que es en ese contexto de desobediencia civil e institucional sumado a una eventual intervención de la comunidad internacional que no descartarían la organización de un nuevo referéndum de autodeterminación.

La CUP considera que la solución al conflicto catalán está "lejos de ser posible" por el "cierre en banda por parte del Estado" y también por las "debilidades propias del movimiento por la autodeterminación". Esas debilidades, añade el comunicado, "alejan la posible intervención de la comunidad internacional", que la formación considera "necesaria" para la resolución definitiva del conflicto "en clave de autodeterminación".

Finalmente, los 'cupaires' insisten en su apuesta por la desobediencia civil e institucional y ponen sus más de 200 candidaturas a las elecciones municipales del 26 de mayo "al servicio de una estrategia" para que los ayuntamientos sean uno de los "elementos fundamentales para la construcción de soberanías al servicio de las clases populares y trabajadoras, y al servicio también del ejercicio del derecho a la autodeterminación".

El documento de la CUP coincide en el tiempo con la nueva 'hoja de ruta' de la ANC, que apuesta por otra DUI si en las próximas elecciones al Parlament el independentismo suma el 50% de los votos.