Ir a contenido

CITAS CON LAS URNAS

Las 7 vidas políticas de Beatriz Talegón

Candidata provisional de JxCat a las europeas, militó en el PSOE, ensalzó a Rivera y participó en actos de UPyD y ERC

Rechazó ir en la lista de Podemos y duró una semana en una candidatura apadrinada por Baltasar Garzón

Roger Pascual

Beatriz Talegón.

Beatriz Talegón. / JOSÉ LUIS ROCA

Beatriz Talegón fue elegida como "sustituta provisional" de Clara Ponsatí en la lista de Junts per Catalunya en las elecciones europeas tras el veto de la JEC. A falta de lo que decida finalmente este domingo el Tribunal Supremo con respecto al veto a Carles Puigdemont, podría abrirse una nueva etapa en su largo periplo político que ha llevado a esta abogada reconvertida en periodista a militar en el PSOE, rechazar ser diputada por Podemos, plantear una candidatura de izquierdas con Baltasar Garzón en la que duró una semana, ensalzar a Rosa Díez, Josep Borrell y Albert Rivera y participar en actos de UPyD y ERC, haciendo campaña en las últimas catalanas para los republicanos, a los que ahora echa en cara que no hayan querido una lista unitaria para el 26-M.

Exasesora del grupo Socialista en el Parlamento Europeo, saltó a la fama con una intervención en el 2013 en una reunión en la Internacional Socialista en la que criticó que se pretendiera promover la revolución desde un hotel de cinco estrellas en Cascais. Rivera la animó entonces a unirse al desembarco estatal de Ciudadanos. "A mí me la coló totalmente. Era muy buen chico, me cayó bien. Menos mal que no fui porque era un partido, no una plataforma ciudadana como decía, y encima de derechas", reconocía en una entrevista en Catalunya Ràdio. Entró en julio del 2014 en el Comité Federal del PSOE, pero un año después se daba de baja del partido por discrepancias con la dirección de Pedro Sánchez. 

Tras su salida, rechazó la oferta de Pablo Iglesias de ir con Podemos a las generales del 2015, aunque no descartó "que más adelante intentemos sumar”. Finalmente el 20-D decidió concurrir en la lista de la coalición X la Izquierda, aunque una semana más tarde renunciaba cargando contra Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares a los que acusaba de "solamente querer quitarle votos a Alberto Garzón". La coalición hizo un comunicado en el que señalaban que el motivo real de la salida rechazo de Talegón era la negativa a que encabezara la lista de Madrid.

Después de los comicios, alabó en varias ocasiones el "estilo político" de Rivera. "Si pienso con la cabeza y no con el corazón, al final Rivera parece el candidato más sensato y tranquilo, porque Sánchez e Iglesias han perdido el norte", explicaba en una entrevista con el 'Diario Crítico' en la que lamentaba que el referéndum en Catalunya pudiera ser una línea roja. "Cuando se habla de independencia, me gustaría escuchar a alguien explicando qué tipo de independencia pretenden conseguir o a qué niveles, pero de eso no se habla. Iglesias está mareando a la gente y utiliza esa línea roja como excusa para no pactar porque sabe que el PSOE nunca va a aceptar esa opción. Yo respeto a los independentistas, pero ya está bien".

Pese a sus reiteradas críticas a Sánchez, la exmilitante socialista aplaudió su regreso a la secretaría general del PSOE en el 2017. "El PSOE ahora vuelve a ser de izquierdas. ¡Ahora sí, llega el tiempo de volver a casa!", escribió esta activa tuitera. Pero finalmente no sería el año de su regreso a Ferraz sino el del inicio de su acercamiento al independentismo.

Ese 2017 lo había empezó participando en enero en un acto de UPyD y lo acabó haciendo campaña para ERC en las catalanas del 21-D. "Rosa Díez me parecía una excelente política", señaló en el Congreso Nacional de UPyD. "Hacéis falta, hace falta llenar un hueco muy necesario", les dijo a los militantes de la formación antinacionalista meses antes de empezar a aproximarse al independentismo. "Ya no milito en ningún sitio, no soy catalana y no voy a poder votar. Pero yo también quiero una Esquerra Republicana para España", aseveró en un mitin de la campaña del 21-D de los republicanos en el que rompió a llorar. Según relató, le ofrecieron ir en listas pero lo descartó al no vivir en Catalunya.

Convertida en una voz española que defendía la causa independentista en las tertulias, en octubre de 2018 entró a formar parte del Consejo Asesor para el Impulso del Foro Cívico y Social para el Debate Constituyente. En este órgano consultivo de la Generalitat ha coincidido con Albano Dante Fachin, para el que recomendó el voto en las generales del pasado 28-A. "Si yo pudiera votaría también por Front Republicà", dijo tras señalar que, al estar empadronada en Castilla-La Mancha, su papeleta sería para Unidas Podemos.

Pese a haber pedido el voto republicano en las últimas catalanas, se fue distanciando de ERC y acercándose a Carles Puigdemont, hasta el punto de acusar a Oriol Junqueras de haber saboteado la lista conjunta para las europeas, en la que Talegón se había mostrado dispuesto a unirse. "Por culpa de Junqueras -dijo hace un mes un acto en Cambrils- se frustró una lista republicana con partidos de todo el Estado, que habría sido muy potente. Junqueras dijo que no quería ir con el PDECat ejerciendo el veto".

Tras el veto de la JEC a Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, aceptó sumarse a la lista de JxCat a las europeas el 26-A, encabezada por un Gonzalo Boye al que le había echado varias veces en cara su pasado terrorista. Los dos abogados habían tenido sonoros encontronazos en Twitter, en los que Talegón le sacó punta al hecho de que su hoy compañero de lista fue condenado a 14 años de prisión por colaborar con ETA en el secuestro en 1988 del empresario Emiliano Revilla, que estuvo 249 días en cautiverio."Mi culpa es haberme interesado por escuchar y por entender distintos puntos de vista. En política me parece fundamental. En periodismo obligatorio", se justificó la mediática tuitera en un hilo al respecto de su sinuoso recorrido político."