Ir a contenido

VIAJE FRUSTRADO

Canadá vetó la entrada a Puigdemont porque no hizo bien los trámites

Electronic Travel Service no le remitió al político varias cartas enviadas por parte de la administración canadiense

La compañía cobró 93 dólares a Puigdemont por un trámite que tiene un coste de 7 dólares

Agencias

Puigdemont, este jueves 2 de mayo en Bruselas

Puigdemont, este jueves 2 de mayo en Bruselas / NATÀLIA SEGURA (ACN)

Canadá suspendió a finales de abril la autorización de viaje al expresidente catalán Carles Puigdemont por no recibir la información adicional que le había solicitado para finalizar el trámite, ha revelado este viernes el periódico canadiense "La Presse".

Según el diario, que ha tenido acceso a los escritos judiciales presentados por el abogado del expresidente, Puigdemont pagó a la empresa catalana Eletronic Travel Service 93 dólares canadienses, en vez de los 7 dólares que requiere el Gobierno de Ottawa, para gestionar la autorización electrónica de viaje que necesitan los ciudadanos europeos que quieren visitar el país a través de su página web canadianeta-visa.com.

Tras enviar la solicitud inicial para la concesión de la autorización electrónica de viaje a Puigdemont, esa empresa nunca remitió al expresidente catalán dos cartas en las que las autoridades canadienses solicitaban datos adicionales para completar el proceso.

Web conocida entre viajeros

No es la primera vez que la empresa catalana tiene problemas con este tipo de visados, y es que, según La Presse, foros de viajeros en internet ya alertaban de las acciones fraudulentas de esta tramitadora cuya interfaz es realmente parecida a la web oficial del gobierno de Canadá.

"La Presse" asegura que el expresidente catalán, huido de la justicia española, recibió una comunicación de Electronic Travel Service en la que se le decía que su autorización de viaje había sido "revocada", en vez de suspendida.

El abogado canadiense de Puigdemont, Stéphane Handfield, ha afirmado en escritos presentados ante los tribunales canadienses para intentar obtener la autorización de viaje que Puigdemont atribuyó por error a las autoridades de Canadá el mensaje de Eletronic Travel Service. Por otro lado, el abogado de Puigdemont en España, Gonzalo Boye, aseguró que "en defensa de los derechos de Puigdemont y de los catalanes, ahora toca cruzar el atlántico".

"En todo momento mi cliente estaba convencido de que estaba tratando directamente con el Gobierno de Canadá pero se determina en última instancia que este no era el caso", explicó Handfield.