Ir a contenido

celebración del Dos de Mayo

Casado y Aguirre achacan a la etapa de Rajoy la debacle electoral del PP

El líder popular no considera el bajón de diputados como algo "imputable a estas elecciones"

Efe / Madrid

Casado ignora a Garrido en los actos del Dos de Mayo en Madrid. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EFE)

Tanto el presidente del PP, Pablo Casado, como la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre han atribuido este jueves a la etapa de Mariano Rajoy el comienzo de la pérdida de votos del partido. En declaraciones a los periodistas en los actos institucionales de celebración del Dos de Mayo en la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol, ambos han reconocido que el PP cosechó un mal resultado en las elecciones generales del pasado domingo, pero han recordado que la pérdida de votos del partido comenzó en la etapa de Rajoy.

Casado ha tildado de "resultado muy malo" los 66 escaños en el Congreso de los Diputados obtenidos por el PP en las pasadas elecciones generales (en la anterior legislatura tenía 137 escaños). Sin embargo, ha agregado que el PP lleva perdiendo votos "desde hace ocho años", por lo que no considera el bajón de diputados como algo completamente "imputable a estas elecciones".

En cualquier caso, Casado ha achacado los malos resultados del PP a la "triple 'C': crisis económica, casos de corrupción y la situación en Catalunya". Aguirre, por su parte, ha subrayado que la "desbandada de votos" que ha perdido el PP comenzó con Rajoy, cuando, según ella, aseguró que si alguien se quería ir al partido liberal o al conservador, que se fuese.

En opinión de la expresidenta madrileña, ese era un mensaje que iba dirigido a ella. "Yo no me fui; otros le han hecho caso y se han ido", ha añadido. Para Aguirre, el PP tiene ahora el "reto" de que los más de 11 millones de españoles que han votado las pasadas elecciones generales del 28 de abril al bloque PP, Ciudadanos y Vox "que no están de acuerdo "ni con el socialismo, ni el separatismo, ni el comunismo" apoyen el próximo 26 de mayo al PP. "Los culpables somos nosotros todos los que formamos el PP, que no hemos sido capaces de frenar la desbandada que no ha empezado ahora", ha remarcado Aguirre, quien ha insistido que el PP siempre se mantuvo "en el centro".

También ha comentado que cuando ella encabezó en 2007 la lista del PP a la Comunidad de Madrid logró reclutar un el 53,5 % de los votos, los mismos, ha continuado, que han logrado PP, Ciudadanos y Vox estas elecciones.

En esta misma línea, Casado ha insistido en sus críticas contra Ciudadanos y Vox, de quienes ha dicho que "parece que se alegran de que haya ganado el PSOE" en las elecciones generales porque "su estrategia era derrotar el PP". El presidente del PP se ha reivindicado como "líder de la oposición", labor que ha prometido ejercer "con responsabilidad, pero con firmeza".

El candidato popular a la Presidencia del Gobierno ha relegado así a un segundo plano a Cs y Vox y ha refutado que estas dos formaciones constituyan, junto al PP, las "tres derechas", ya que ha tachado a Cs de "socialdemocracia" y a Vox de "derecha radical", al tiempo que describía al PP como "centroderecha". "Ha habido partidos que han alentado el transfuguismo y ha habido partidos que se han situado en la radicalidad", ha dicho Casado en alusión a Ciudadanos, en el primer caso, y a Vox y Podemos, en el segundo.

Casado ha evitado saludar al inicio del acto al expresidente de la Comunidad de Madrid y actual número 13 de la lista de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid, Angel Garrido, quien abandonó la lista del PP a las elecciones europeas la pasada semana.

Un movimiento que, a juicio de Casado, "da buena medida de la regeneración falsa que ha intentado enarbolar" la formación liderada por Albert Rivera, y demuestra, asimismo, la "mala situación de captación de talento interna que puedes tener".

"Pedimos un juego limpio, una campaña limpia", ha exigido Casado, que ha recordado que "el transfuguismo nunca ha sido algo que tolere la sociedad española".