Ir a contenido

TUIT GUERRERO

La campaña de Vox que mostraba batalla contra logos LGTBI, ante la fiscalía

La asociación LGTB Arcópoli denuncia ante el fiscal y el Defensor del Pueblo la imagen con la que el partido ultraderechista animó al voto este domingo

Efe

Imagen colgada por Vox en Twitter.

Imagen colgada por Vox en Twitter.

La asociación LGTB de Madrid Arcópoli ha denunciado ante la Fiscalía y el Defensor del Pueblo la imagen con la que Vox animó al voto este domingo, que enfrentaba a un hombre con un espada contra un ejército formado por símbolos como el puño feminista, un fantasma con los colores LGTBI, la hoz y el martillo, la estelada o la bandera tricolor.

El partido de Santiago Abascal, que ha logrado por primera vez representación en el Congreso de los Diputados con 24 escaños, acompañaba este grafismo con un mensaje en Twitter, "¡Qué comience la batalla! #Por España".

Una misiva agresiva a juicio de Arcópoli, que les acusa de incitar "al odio y la violencia contra las personas" lesbianas, gais, transexuales o bisexuales, porque el protagonista "amenaza con una espada a un icono del arcoirís", por lo que han presentado un escrito ante la fiscalía especializada en delitos de odio de Madrid y han pedido amparo al Defensor del Pueblo.

Ataque por orientación sexual

"La bandera no se identifica con ninguna política determinada, sino con las personas LGTB en general y por ello implica un ataque directo a las personas por su orientación sexual y/o identidad de género", ha asegurado Arcópoli en un comunicado.

Esta organización defiende asimismo que ya le han llegado varios casos de militantes de Vox que amedrentan a parejas del mismo sexo que se dan un beso por la calle con gritos de ánimo al partido de Santiago Abascal.

"Hay límites que no deben superarse"

El coordinador de Arcópoli, Áxel Sarraillé, denuncia que "este tipo de agresivas campañas hacen mucho daño" y amedrentan a "las personas LGTB que ya se encuentran en una situación vulnerable", y pide una "contundente respuesta de las instituciones" porque en la batalla electoral "hay límites que no deben superarse" y nadie debería sentirse inseguro por un partido.