Ir a contenido

ÓRGANO JUDICIAL

La comisión de ética veta a los jueces las búsquedas en internet

El órgano consultivo limita el conocimiento del magistrado a lo visto en la sala para preservar su imparcialidad

La consulta procedía de un juez que debía pronunciarse sobre una invalidez y vio al aludido caminando

Ángeles Vázquez

Un jurista vistiendo una toga.

Un jurista vistiendo una toga. / FERRAN NADEU

La Comisión de Ética Judicial lleva un año trabajando. La forman seis jueces elegidos por sus compañeros y un académico experto en Ética o Filosofía del Derecho, y se dedica a resolver las dudas de los propios magistrados. En este caso la había planteado un juez que, de forma casual, dos horas después de un juicio sobre invalidez comprobó que no era cierto lo que había escuchado en la sala de vistas. La comisión concluye que debe eludir ese conocimiento y más áun, evitar búsquedas en internet sobre los hechos y partes del proceso para preservar su imparcialidad.

La conclusión a la que ha llegado es los jueces deben ser especialmente diligentes y cuidadosos en evitar información que pueda llegarles a través de internet o de las redes sociales sobre las partes, los abogados o los hechos objeto del proceso pueda "alterar la posición imparcial que deben adoptar en su enjuiciamiento". De ahí que "no sea aconsejable que el juez haga una búsqueda de la verdad material fuera del acervo probatorio".

El dictamen responde a la consulta de un juez de lo social que debía resolver un pleito sobre invalidez en el que una de las partes había alegado la existencia de una lesión que le limitaba la capacidad de andar y, por tanto, de realizar su trabajo como peón de la construcción. Dos horas después del juicio, y de forma casual, el juez coincidió en la estación de Renfe con el trabajador que dijo haber sufrido la lesión y vio que caminaba normalmente.

El magistrado planteaba si puede tenerse en cuenta el conocimiento de esa circunstancia para resolver el pleito y, en una reflexión más genérica, si puede el juzgador hacer alguna indagación relacionada con el hecho objeto de enjuiciamiento a través de internet o de las redes sociales. Algo que en el siglo XXI parecería lógico, pero que para la Comisión desde la perspectiva ética puede ser contraproducente para preservar la independencia y la imparcialidad judicial, en cuya preservación debe ser "extremadamente diligente". 

Y para prevenir contaminarse "por cualquier clase de prejuicio contra alguna de las partes que pudiera tener su origen en información obtenida fuera de los cauces procesales oportunos", debe evitar informarse por otras vías que no sean las aportadas por las partes.