Ir a contenido

EL SUPREMO VETÓ LAS PANCARTAS

Expulsado un edil de la CUP por lucir en la camiseta 'Llibertat presos polítics!'

El Supremo permite los lazos amarillos, pero veta pancartas con leyendas relativas a los acusados

Es el tercer incidente similar ocurrido en el alto tribunal: uno fue con otra prenda y otro con un "viva la república"

Ángeles Vázquez

El exconcejal de la Crida por Sabadell Albert Boada con la camiseta de ’Llibertat presos polítics’

El exconcejal de la Crida por Sabadell Albert Boada con la camiseta de ’Llibertat presos polítics’ / CUP (ACN)

El Tribunal Supremo ha tenido manga ancha a la hora de permitir lucir lazos amarillos o, como es lógico, vestir de este color, tanto a los acusados como al público, al entender que se trata de un símbolo ideológico, pero, como en cualquier sala de vistas, ha vetado la exhibición de camisetas con lemas o leyendas alusivas a los presos políticos. Por eso, este jueves expulsó a un edil de la CUP que dentro de la sala de vistas lució una en negro con una franja roja con el lema "Llibertat presos polítics!".

Albert Boada, concejal de la Crida en Sabadell, pasó el primer filtro, que es el que hace que los policías que controlan el acceso al tribunal impidan el acceso con esa camiseta, y llegó hasta la sala de vistas como público. Una vez allí se quitó el jersey y la prenda prohibida quedó en el exterior, motivo por el que un policía le enseñó la plaza y le pidió que abandonara el alto tribunal. Su expulsión pasó prácticamente inadvertida entre las personas que se encontraban en la sala y salvo los agentes que le acompañaban nadie vio cómo levantaba el puño cerrado en los pasillos del Supremo.

Es el tercer incidente similar que se produce en el alto tribunal. El primero fue a un miembro del comité Madrileños por el derecho a decidir, que optó por cambiarse de camiseta. Después hubo otra persona que gritó "Viva la república" al salir de la sala de vistas y la policía le acompañó a la salida. Cuando al día siguiente intentó volver a acceder al Supremo, los agentes se le impidieron y ya no pudo asistir al juicio.