Ir a contenido

DEBATE ELECTORAL EN ATRESMEDIA

Izquierda y derecha afilan sus diferencias en economía

Sánchez e Iglesias muestran su sintonía en pensiones, salario mínimo e impuestos

Juan Ruiz Sierra

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en un momento del debate. 

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en un momento del debate.  / JOSÉ LUIS ROCA

La discusión sobre economía y empleo, el primer plato del debate, sirvió para que los bloques de izquierdas y derechas afilaran sus diferencias. Pedro Sánchez Pablo Iglesias estuvieron de acuerdo en la necesidad de subir los impuestos a los más ricos, blindar por ley la revalorización de las pensiones y elevar el salario mínimo. Pablo Casado y Albert Rivera mostraron su sintonía en política fiscal, suprimiendo impuestos como el de sucesiones.

Pero los dos sectores no se comportaron igual. Mientras Sánchez e Iglesias evitaron el roce, salvo cuando el líder de Podemos acusó al socialista de no cumplir lo pactado, Rivera atacó casi tanto a Casado como al resto de candidatos. Sobre todo, por haber votado a favor, siendo diputado, de la subida de impuestos que aprobó Mariano Rajoy.

Sánchez e Iglesias incluso se dieron la razón en tres ocasiones, cosa infrecuente en un debate electoral. Ambos compartieron su visión sobre política fiscal, porque, como dijo el presidente y secundó el secretario general de Podemos, la cuestión, aquí, es "a quién se los bajamos y quién tiene que pagar más".

No para Casado y Rivera. "Crearemos empleo porque bajaremos los impuestos", señaló Casado, que nada más comenzar acusó al jefe del Ejecutivo de ser "rehén de Podemos, que es desastroso en la política económica, como pasó en Venezuela". El líder naranja buscó el cuerpo a cuerpo con todos. Aun compartiendo este planteamiento de Casado, Rivera acusó al conservador de pertenecer a un partido incapaz de "crear empleo de calidad". Su propuesta es un contrato único, que para Sánchez, según dijo, supone convertir "todos los contratos" en "contratos basura".