Ir a contenido

Puigdemont y Sánchez vinculan el voto a JxCat a las opciones de salir de la cárcel

El 'expresident' llama a escoger entre el "espíritu del 155" y el del 1-O

Jordi Sànchez, sobre los hechos de Coripe: "Te querrían desaparecido de la vida política"

Fidel Masreal

Jordi Sanchez y Carles Puigdemont durante la videoconferencia de este lunes.

Jordi Sanchez y Carles Puigdemont durante la videoconferencia de este lunes. / ACN / BERNAT VILARO

El 'expresident' de la Generalitat Carles Puigdemont y el cabeza de lista de Junts per Catalunya (JxCat), Jordi Sànchez, han protagonizado una comparecencia conjunta por videoconferencia desde Bruselas y la cárcel de Soto del Real, respectivamente, tras el permiso concedido por la Junta Electoral Central (JEC) a Sànchez para poder realizar esta intervención pública desde el centro penitenciario donde cumple prisión preventiva. La conversación, en la que no han faltado momentos de emoción de Puigdemont y referencias personales a los hijos de ambos, se ha basado en reclamar el voto a JxCat para mantener lo que han descrito como el "espíritu" del referéndum del 1-O y para propiciar, han asegurado, que la salida de la cárcel y el regreso del extranjero de los dirigentes independentistas sea una posibilidad más cercana. Una intervención en la que en la recta final de la campaña JxCat centra los mensajes en la figura de Puigdemont.

Como sucedió durante la campaña del 21-D, ambos han vinculado el apoyo a JxCat al regreso del extranjero. "No hay voto que nos pueda ayudar más a salir de la cárcel y regresar del exilio que el voto a nosotros, de mantener esta ilusión, la idea de libertad como referente", ha afirmado el candidato. En este mismo sentido, Puigdemont ha dicho que lo que sacará de la cárcel a Sànchez y al resto de procesados es "el espíritu del 1-O, de fraternidad, de hacer las cosas lo más abiertos posibles".

Apelaciones a Sánchez

Ambos han lanzado dardos en especial al PSOE. Sànchez ha afirmado que "cuando ayer el señor Pedro Sánchez decía que los líderes independentistas no teníamos credibilidad, precisamente decía lo contrario, que debíamos ser castigados en las urnas porque habíamos mantenido la palabra". Puigdemont ha definido las elecciones del 28-A como "una elección entre el espíritu del 155 y el espíritu del 1-O, con todos sus acentos, de esperanza, de hacer las cosas conjuntamente, de mano tendida".

Los hechos de Coripe

En la conversación ambos han hecho referencia a la polémica fiesta en Coripe, un pequeño pueblo de Sevilla, en la que se quemó y disparó a un monigote simulando ser Puigdemont. El 'expresident ha afirmado que no se trata de un ataque personal: "No iban contra una persona, iban contra lo que representamos, el lazo amarillo, la bandera, el deseo de libertad, la idea de república, que les molesta tanto, es la base de la movilización de tantísima gente en Catalunya que quiere vivir en un país diferente". Sànchez ha afirmado que "hemos visto imágenes que nunca podríamos imaginar que podrían suceder, la cara del odio, de la violencia" y ha añadido, más adelante, que "nos querrían silenciados, apartados, te querrían desaparecido de la vida política, a ti y al resto de compañeros de JxCat porque decimos la verdad, porque somos incómodos".

Durante la conversación, el 'expresident' y el cabeza de lista encarcelado y procesado, se han referido al resto de presos y desplazados, si bien han obviado en todo momento las referencias al resto de candidaturas independentistas y han apelado a la "unidad" para defender el proyecto de JxCat. "Lo volveremos a hacer y lo haremos juntos", ha dicho Sànchez sobre el 1-O.

"President, me vienen a buscar", ha acabado afirmando Sànchez, que disponía de treinta minutos de intervención desde la cárcel. En ese momento, Puigdemont se ha mostrado visiblement emocionado. El 'expresident' ha pedido a Sànchez que suba a la tribuna del Congreso "con toda tu dignidad dirigiéndote como hombre libre que eres" y Sànchez ha elogiado el papel de Puigdemont desde Bélgica y ha subrayado que también es en cierto sentido una cárcel.