Ir a contenido

ELECCIONES GENERALES

Sánchez pide a Catalunya que "dé un paso al frente" contra el independentismo y la derecha

El candidato socialista acusa a ERC y JxCat de "mentir" a sus simpatizantes

"Cuando digo no es no. No va a haber independencia", señala en Badalona

Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez, este jueves en Badalona. 

Pedro Sánchez, este jueves en Badalona.  / AFP / LLUÍS GENE

Pedro Sánchez pidió este jueves a Catalunya que "dé un paso al frente" para "pasar pantalla y decir a los independentistas y a la derecha que por ahí no". Durante su primera jornada de mítines en tierras catalanas en esta campaña, el presidente del Gobierno acusó en Badalona a ERC y el PDECat de "mentir" a sus seguidores. Al PP y Cs, de querer "retroceder 40 años", poniendo en peligro "el futuro y la calidad democrática" de España.  

Una parte muy importante de las buenas expectativas del PSOE en estas generales se encuentra en Catalunya, donde el PSC puede volver a ser primera fuerza, en una dura pugna con ERC. Los socialistas catalanes, que llegaron a cosechar 25 diputados en el 2008, lograron en los últimos comicios solo siete, socavando su suelo hasta ocupar el cuarto lugar.

Pero ahora el panorama es muy distinto. La repetición de un resultado como el de hace 11 años sigue estando lejos, pero en la dirección del PSOE creen que su mensaje de un "nuevo impulso" al autogobierno, a través de un nuevo Estatut frente al "referéndum de autodeterminación" de ERC y Junts per Catalunya y el 155 "permanente" del PP y Cs, puede hacer que un sector del electorado tradicionalmente soberanista, así como del que optó por el PP y Cs en las últimas convocatorias, vea en los socialistas una opción para desatascar la crisis actual.   

Así que Sánchez quiere echar el resto en la autonomía, sobre la que el PSOE ha basado históricamente sus victorias en las urnas. Su programa electoral para estas generales, sin embargo, diluye en parte su apuesta territorial: solo cita indirectamente la plurinacionalidad y el federalismo.

Mitin improvisado

El presidente del Gobierno, que ha sufrido su primer tropiezo en esta campaña con la organización del debate previsto para la semana que viene, estuvo este jueves en Lleida, además de en Badalona, y el 25 de abril visitará Barcelona. Los socialistas continúan sin apostar por los grandes auditorios (en el 2008 llenaron el Palau Sant Jordi), prefiriendo lugares mucho más modestos, como el Teatre Blas Infante de la ciudad metropolitana, donde apenas caben 400 personas. Casi otras tantas, como ocurre en cada acto de Sánchez durante esta campaña, se quedaron fuera. Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y cabeza de lista del PSC, se subió a una improvisada tarima y dio un mitin fugaz ante quienes esperaban en la calle, pidiendo el voto para cambiar una sociedad que, según dijo, "está partida en dos".

Minutos después, Sánchez tomó el micrófono. Fue ahí donde pidió a los catalanes que den "un paso al frente". El presidente cargó contra el "raca raca" de los independentistas, mirando sobre todo a ERC, poniendo en duda que los republicanos sean en realidad "de izquierdas" después de tumbar unos Presupuestos "sociales".

El líder socialista también se refirió a las palabras de Jordi Sànchez de este jueves, en las que el cabeza de lista de Junts per Catalunya señalaba que el PSOE "tarde o temprano" aceptará un referéndum sobre la independencia. "He vuelto a escuchar hoy que quieren el referéndum de la autodeterminación –dijo-. Y yo, ya sabéis, que cuando digo no, es no. No va a haber independencia, no va a haber referéndum ni se va a quebrar la Constitución. Pido a los líderes independentistas que digan en público lo que dicen en privado. Saben que no va a haber independencia".