Ir a contenido

LAS DOS CARAS DE LA ULTRADERECHA

Vox critica en público y celebra en privado su exclusión del debate

Una conversación de Whatsapp de la mano derecha de Abascal deja al descubierto que al partido le favorece no participar en el encuentro de Atresmedia

El Periódico

Santiago Abascal.

Santiago Abascal.

Aunque en público el líder de Vox ha sido muy crítico con la decisión de la Junta Electoral de suspender el debate a cinco en Atresmedia, en el que él iba a participar, en privado los miembros más allegados a Santiago Abascal confiesan que les iba bien no celebrar el debate.

Así se desprende, al menos, de una conversación supuestamente privada entre Kiko Méndez Monasterio, mano derecha de Abascal, y el vicesecretario de comunicación de Vox, Manuel Mariscal, difundida por Onda Cero, da a entender lo contrario.

En ella, Monasterio le dice a Mariscal que, cuando la prensa pregunte "por el debate, trasladamos nuestro gran cabreo porque íbamos a ganar ese debate. Nada de decir que nos venía bien".

Y le pide que haga extensible la petición a "Juan" (Ernesto Pfüger), el periodista fichado por la formación ultraderechista para ser responsable de prensa y liberar a Mariscal de compatibilizar la vicesecretaría con esas funciones.

Abascal, por su parte, se ha dedicado a cargar en su cuenta de Twitter contra la decisión, asegurando que la JEC permite al "golpista" Junqueras a hacer debates desde la cárcel "y el mismo día impide que Vox participe en el debate televisado, porque sabían que íbamos a ganarlo".