Ir a contenido

CITA CON LAS URNAS

ERC acusa al PSOE de ser la "muleta" de la extrema derecha

Aragonès afirma que Sánchez "se acobardó" con la manifestación de Colón y rompió con el Govern

Xabi Barrena

ERC acusa al PSOE de ser la "muleta" de la extrema derecha

RICARD CUGAT

Acto central de ERC en esta extraña campaña donde los mítines se cruzan con los palmones del Domingo de Ramos y las melancólicas celebraciones de los republicanos por el 14 de Abril. El fallecimiento en la víspera de Neus Català, el símbolo de la lucha antifascista, superviviente del campo de concentración de Ravensbrück ayudó a centrar el terreno de juego donde celebrar el mitin. Dos mensajes de ERC en el campus de la UPF: hay que frenar a la extrema derecha y al PSOE le han flojeado las piernas a la hora de detener a los ultras.

Las invectivas a los socialistas fueron constantes. Y apenas hubo referencias a los 'comuns', el espacio político que les mojó la oreja en los comicios del 2015 y en su repetición del 2016.

La primera que elevó el tono habitual de crítica hacia el PSOE/PSC en esta campaña fue, mediante mensaje de vídeo, Marta Rovira. La secretaria general del partido acusó al socialismo de haber servido de muleta "de la extrema derecha". No solo en lo que se refiere a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. "No ha hecho nada por los derechos sociales" afirmó, y, volviendo al conflicto catalán, aseveró que Pedro Sánchez "no ha hecho nada en nueve meses para encauzarlo".

El adjunto a la dirección del partido, el líder extramuros de ERC, Pere Aragonès, siguió en la misma línea. En Catalunya en estas elecciones solo caben dos opciones: O gana quien cedió ante la derecha y les ayudó con el 155 o gana quien defiende el derecho a la autodeterminación. O ganan aquellos que no dejan zarpar al barco de Open Arms o ganan aquellos que hemos proclamado Catalunya puerto seguro para ellos". Y la puya final, muy en la línea de Rovira: "O ganan los que se amedrentan por la manifestación de las derechas en la plaza de Colón y convocan unas elecciones, rompiendo con ello una negociación con el Govern de Catalunya o gana ERC".

"Antídoto" contra la ultraderecha

Aragonès, en una encendida alocución, afirmó, siempre buscando la comparación con el PSC, que ERC "es el antídoto contra la ultraderecha, porque"son "su máximo enemigo". "Somos los mejores contra la extrema derecha", sentenció el también vicepresidente del Govern.

Cerró el acto el candidato efectivo al Congreso, el número 2 tras Oriol JunquerasGabriel Rufián. El republicano ha hecho una exposición de méritos de sus años en ‘su’ selva vietnamita, también conocido como Congreso. Golpeó suavemente el cogote de los podemistas, por aquello de su habitual inacción, cuando no pacto con las altas esferas para silenciar los hedores de las cloacas (hasta que les afectan de pleno) y se preguntó una y otra vez porque solo él pregunta y realiza ciertas afirmaciones en las Cortes. Como por ejemplo que son [el estado, el Gobierno] unos "salvajes" por tener a "siete muchachos de Altsasu en la cárcel por un tobillo roto de un guardia civil de paisano". O aquella apelación a Mariano Rajoy: "Saque sus sucias manos de las instituciones catalanas", en uno de los registros a las 'conselleries'.

Los dardos de todos los intervinientes, también los de Elisenda Alamany y Joan Josep Nuet, fueron siempre medidos y ajustados a la estrategia electoral. Con los datos del 21D en la mano, analizan en el partido, queda poco electorado qué rascar a los 'comuns'. Y con los socialistas, los cantos de sirena del voto útil provocan que haya no pocos votantes de ERC que se planteen apoyar a Sánchez. Y la consigna es retenerlos a toda costa.

Con todo, la mayor frontera la tiene ERC con JxCat. Y ni se la mencionó haciendo bueno aquello de "si quieres vencer a los convergentes, no hables de los convergentes".