Ir a contenido

PODEMOS

Iglesias y Montero se reparten una campaña atípica

Los morados priman los actos pequeños para estar "lo más cerca de la gente"

La número dos del partido lidera el primer acto de la campaña electoral

Miguel Ángel Rodríguez

La líder de Podemos, Pablo Iglesias  y la diputada Irene Montero, asisten a una concentración previa a la campaña antes de las elecciones generales del 28 de abril.

La líder de Podemos, Pablo Iglesias  y la diputada Irene Montero, asisten a una concentración previa a la campaña antes de las elecciones generales del 28 de abril. / PIERRE-PHILIPPE MARCOU / AFP

No es costumbre que el líder de un partido ceda protagonismo en plena campaña electoral. No obstante, Unidas Podemos parece plantear una estrategia un tanto atípica e inusual. El peso de los principales actos no descansará solo sobre los hombros del secretario general morado, Pablo Iglesias, sino que será la 'número dos' del partido, Irene Montero, quien tome las riendas en determinados momentos durante las próximas dos semanas. Tanto es así, que la portavoz parlamentaria lideró, este viernes, el primer acto con militantes de la campaña en Toledo.

El pistoletazo de salida a este esprint final por lograr evitar los desastrosos pronósticos que dibuja la demoscopia sí corrió a cargo de Iglesias que acudió al madrileño distrito de Usera para realizar la tradicional pegada de carteles. Pese a que su aparición fue discreta, el mensaje que lanzó fue claro: hay llenar las urnas con "las verdades de un país al que los poderosos no le tienen que escribir la historia".

Este tipo de actos alejados de los grandes mítines pero cercanos al pulso de la sociedad civil será lo que prime en la campaña de los morados. Su equipo de campaña asegura que el objetivo es "estar lo más cerca de la gente posible". Siguiendo esta estrategia, Iglesias se reunió este viernes con diversos representantes de colectivos sanitarios para escuchar sus peticiones. Un encuentro sin público en el que el secretario general puso de relieve la importancia de la sanidad pública como elemento unificador de todos los españoles.

Montero toma las riendas

La responsabilidad de plantarse ante los militantes por primera vez en campaña recayó sobre Montero que, junto al coordinador federal de IU, Alberto Garzón, se presentó ante 600 personas en Toledo. La 'número dos' de Podemos ya capitaneó el partido durante varios meses durante el permiso de paternidad de Iglesias. Sin embargo, el reparto previsto de los actos obligará a la 'número dos' del partido a lidiar en algunas de las plazas más importantes como Madrid, Catalunya o Elche.

Montero recurrió en Toledo a una de las principales líneas discursivas de Podemos: la denuncia de los poderosos que "mandan más que cualquier diputado". En este sentido, lamentó que en España los ciudadanos no puedan decidir "casi nada de lo más importante de nuestra forma de vida". Así enumeró la incapacidad para elegir el precio de la energía, el problema del alquiler provocado por fondos buitres, la despoblación originada por la falta de políticas públicas o el empleo precario.

"Este es un sistema incompatible con la vida, que está descontrolado", sentenció antes de pedir el voto a todos los presentes para poder "tomar el control". Además, recordó a sus militantes que hay que evitar: "Un Gobierno de las derechas, muy, muy, de derecha con PPCs y Vox o un Gobierno de derechas si gobierna el PSOE con Cs".