Ir a contenido

CAMINO A LAS URNAS

Ciudadanos apuesta a ser la bisagra clave del pacto de derechas

Rivera confía en ganarse a los indecisos en la recta final hacia el 28-A

La mano tendida a Casado y el independentismo, claves de su campaña

Iolanda Mármol

Albert Rivera, el martes, en Madrid.

Albert Rivera, el martes, en Madrid. / DAVID CASTRO

Albert Rivera inauguró este jueves a medianoche desde Pedraza (Segovia) la campaña de las generales en un acto que se siguió desde la sede del partido en Madrid a través de un holograma en un guiño a la contectividad entre la España rural y la urbana. Una cotienda a la que llega con su electorado dividido en dos almas. Quienes se acercan más a las tesis socialdemócratas y quienes coquetean con la derecha más conservadora. Ninguna de ellas muestra especial fidelidad a la marca naranja, lo que sitúa a Cs frente a la angustia existencial. Ya lejos del sueño del 2015 por ser el líder que remplace al PP, Rivera se conforma el 28-A con alcanzar, siendo bisagra en un eventual gobierno con Pablo Casado y Santiago Abascal, una alianza de derechas 'a la andaluza' que expulse a Pedro Sánchez de la Moncloa. Aunque ello implique tener que pactar con Vox.

Escaños clave

Cs confía en que las dos semanas de campaña le sirvan para ganarse al electorado indeciso, especialmente en las provincias de la España vacía donde se quedó sin escaño por un puñado de votos en las últimas legislativas. Darán la batalla en plazas como Málaga, Badajoz, Murcia, Cádiz, Las Palmas, y algunos enclaves en Castilla-La Mancha y Castilla y León. Creen que crecerán respecto al 2016 gracias ese estrecho baile de escaños, pero no hablan de vuelco electoral. Salen en tercera posición en las encuestas, muy por debajo del PP.

Consciente de que no podrá superar a los conservadores a pesar del hundimiento que también se augura para los populares, Rivera centrará su campaña en tenderle la mano a Casado para visibilizar ese posible gobierno de derechas. Es una estrategia arriesgada que deja fuera a la mitad de su electorado pero que busca conquistar a los simpatizantes del PP en fuga y aumentar la credibilidad de su veto a cualquier pacto con Sánchez. 

Otro gran puntal en la campaña de Cs será agitar el miedo al independentismo, en especial, a un pacto de Sánchez con ERCPDECat o Bildu para garantizarse la investidura. 

En Ciudadanos tienen fe también en un ‘efecto Inés Arrimadas’. La número uno por Barcelona demostró tablas en las elecciones andaluzas y es un activo al que Rivera no puede renunciar.