29 oct 2020

Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

Marlaska pide frenar el "discurso del odio" del "macho ibérico que va a caballo"

El ministro del Interior, Batet, Iceta y Collboni enarbolan las banderas arcoíris y socialista contra la LGTBIfobia

Roger Pascual

Collboni, Marlaska, Batet e Iceta, en un acto por los derechos LGTBI, este miércoles, en Barcelona.

Collboni, Marlaska, Batet e Iceta, en un acto por los derechos LGTBI, este miércoles, en Barcelona. / JORDI COTRINA

Rosas y banderas arcoíris unidas contra la homofobia y la transfobia. Los socialistas quieren ser el dique de contención para evitar que el despertar ultra lamine los derechos LGTBI conquistados en los últimos años.

"Nuestros derechos están nuevamente amenazados por un modelo único de macho ibérico que va a caballo [en referencia a Santiago Abascal] con la banda sonora del novio de la muerte. Los socialistas somos novios de la vida. Amamos la vida y la disfrutamos", ha clamado Fernando Grande-Marlaska. El titular de Interior y número uno del PSOE por Cádiz ha explicado que desde su departamento están trabajando para combatir "el discurso de odio que está creciendo en las redes sociales en los últimos años". "Desde el ministerio nos queda todavía mucho por hacer", ha señalado. 

Grande-Marlaska (primer ministro español abiertamente gay) ha participado en un acto en el Centre LGTBI de Barcelona junto a Meritxell Batet, cabeza de lista del PSC, el alcaldable Jaume Collboni (uno de los primeros políticos que se casó en España aprovechando el matrimonio homosexual impulsado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero) y Miquel Iceta (primer político español que salió públicamente del armario). "Hace 20 años dije que era gay y no me he arrepentido", ha sentenciado Iceta. Ante el aumento de las agresiones transfóbicas y homófobas en los últimos años, el líder del PSC ha reclamado "que la policía nos proteja de quienes no nos respetan como somos". Y ha celebrado que se haya pasado de un ministro de Interior (José Ignacio Zoido) que cantaba "soy el novio de la muerte" en las procesiones de Semana Santa a otro que va al desfile del Orgullo Gay (Marlaska).

"Hay nubarrones -ha advertido Collboni-. Este mismo centro recibió su bautismo con un ataque procedente de los que hacen el discurso del odio, de la exclusión, del ataque a la diferencia: la ultraderecha. Esta aquí llamando a la puerta y esto ha servido para movilizar conciencias. Los avances están en riesgo". El alcaldable ha reclamando que España, quinto país del mundo en reconocer el matrimonio homosexual, siga estando a la vanguardia de la lucha por los derechos homosexuales a diferencia de países como Brunei. De vivir en ese país, subrayó, su situación sería muy distinta: "A Fernando, Miquel, Isabel y a mí nos condenarían a muerte". 

Mensaje a PP y Vox

Los socialistas enarbolan su propuesta de una ley integral para la igualdad de trato y no discriminación por orientación sexual e identidad de género, que contrasta con la postura del PP, que no incluye ninguna medida para este colectivo, al que ni menciona en su programa electoral. Y que está en las antípodas de Vox, donde Abascal propone acabar con "las ayudas al 'lobby LGTBI'" y compara el matrimonio gay con la "unión de dos hermanas viudas", frase que ha recordado Batet en su intervención. 

La ministra y candidata del PSC ha denunciado que todas las derechas han abrazado el discurso de Vox cuestionando consensos esenciales. "Los derechos LGTBI son un ejemplo que lo demuestra de manera diáfana", ha señalado, para añadir que la derecha tricéfala quiere "involucionar en todos los derechos y libertades". "No hace falta ser gay para sentir cualquier discriminación. Yo mo lo tomo como una ofensa personal", ha dicho la cabeza de lista del PSC, reclamando involucrar a a toda la sociedad: "O crees o no crees en esa igualdad".