22 feb 2020

Ir a contenido

"acusaciones falsas" en el juicio

El presidente del Col·legi de Metges dice que es falso que no se atendiera a guardias civiles el 1-O

Jaume Padrós propondrá amparo para los médicos que "puedan ver afectada su profesionalidad y honorabilidad"

Efe / Barcelona

Jaume Padrós ha sido reelegido como presidente del Col·legi de Metges de Barcelona.

Jaume Padrós ha sido reelegido como presidente del Col·legi de Metges de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

El presidente del Col·legi Oficial de Metges de BarcelonaJaume Padrós, ha asegurado que las declaraciones de algunos guardias civiles durante el juicio del 'procés' de que se les negó asistencia médica el 1-O son "acusaciones falsas". Algunos agentes han explicado las visitas en centros médicos para ser atendidos por lesiones a raíz de su actuación en el referéndum del 1 de octubre. Por ejemplo, uno de ellos explicó que en un primer momento una doctora de un centro médico de Sany Andreu de la Barca no quiso atenderle y que tuvo que intervenir el director para que lo hiciera. 

En varios tuits publicados el sábado, Jaume Padrós ha indicado de que en el caso de que eso hubiera sucedido "el afectado tiene el derecho y como funcionario el deber de denunciarlo al Col·legi de Metges". "Después de más de un año, eso no se ha dado, por lo que puedo afirmar y de acuerdo con los médicos afectados (que) se trata de una acusación falsa", ha asegurado.

Padrós ha considerado que "dada la gravedad" de las afirmaciones de los agentes en el juicio ante el Tribunal Supremo, propondrá a la junta de gobierno del Col·legi de Metges de Barcelona que ampare "con todas las consecuencias a los médicos y médicas que pudieran ver cuestionada su profesionalidad y honorabilidad".

Padrós ha lamentado que los agentes acusen médicos de "falta de ética y profesionalidad e incluso de negarles la asistencia médica" y remarcó que "todos los facultativos deben lealtad a sus pacientes y la salud de estos está por encima de cualquier condición, ideología, profesión o raza".  De hecho, ha añadido que "si se hubiera vulnerado este precepto básico supondría un hecho muy grave contrario al ejercicio del código deontológico y la buena praxis".