Ir a contenido

Presentación de listas VOX

Abascal promete acabar con la autonomía de Catalunya

El líder de VOX asegura que impulsará la detención de Torra y Puigdemont, el cierre de TV3 y la disolución de los Mossos

Una manifestación antifascista protesta por la presencia del partido de extrema derecha en pleno cinturón obrero del sur de Madrid

Miguel Ángel Rodríguez / Juan José Fernández

Santiago Abascal, a su llegada este sábado al acto electoral de VOX en Leganés, Madrid.

Santiago Abascal, a su llegada este sábado al acto electoral de VOX en Leganés, Madrid. / KIKO HUESCA (EFE)

Acabar con la autonomía de Catalunya será uno de los objetivos de Vox tras las elecciones del 28-A. El líder de la formación de extrema derecha, Santiago Abascal, ha prometido este sábado que impulsarán "la intervención de la Generalitat", la detención del actual presidente, Quim Torra, y la "entrega" del expresidente Carles Puigdemont a la justicia española, además de "cerrar" TV3, "ilegalizar "los partidos independentistas" y promovoer "la disolución de los Mossos d'Esquadra y la integración de los leales en la Policía Nacional".

En un acto de presentación de candidatos electorales celebrado este sábado en la plaza de toros cubierta de Leganés, Abascal ha sentenciado que es el momento de "pasar por encima de aquellos que quieren ver a España humillada", y ha puesto en su punto de mira a los políticos independentistas y las instituciones catalanas.

Ante un público de 8.500 personas -la plaza, con aforo para 9.200, no se ha llenado-, el dirigente ultraderechista ha asegurado estar "harto" de que sus iompuestos vayan dirigidos "a alimentar a aquellos que quieren romper España".

Aún más contundente se ha manifestado el principal candidato de Vox al Congreso por Barcelona, Ignacio Garriga, que ha propuesto la "suspensión indefinida de la autonomía de Catalunya por su infinita deslealtad con España". Tras pronunciar esas palabras, y tras cerrados aplausos, el catalán ha asegurado que independentistas, socialistas, porpulares y liberales les "tienen miedo" porque "saben" que VOX va a liderar "la defensa de la nación hasta las últimas consecuencias".

El voto socialista

Una de las mayores sorpresas que ha deparado el discurso de Abascal ha sido la apelación directa a aquellos que apoyan al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a los que ha pedido el voto: "Hoy, cono la misma dureza que hago reproches al PSOE, me dirijo a esos votantes socialistas para decirles que estamos aquí, que queremos defenderlos", ha ofrecido, para añadir: "les tendemos la mano para seguir juntos el camino".

Solo unos minutos antes, el líder de VOX había descrito al partido del puño y la rosa como su mayor contrincante: "El peor enemigo tiene siglas y son las del PSOE, que pacta con separatistas y comunistas". En este sentido, ha señalado que "los de Sánchez "no demuestran el más mínimo amor al bien común y a la patria". 

También han recibido duros ataques el PP y Ciudadanos. A los populares les ha acusado Abascal de "hacer lo mismo que el PSOE, pero con varios años de retraso", y de haber contribuido con "su inacción" a la fractura de España. La candidata por Madrid Rocío Monasterio ha llegado a reprochar al expresidente Mariano Rajoy, de "ahogar sus penas en un bar" mientras le planteaban la moción de censura que le sacó de la Moncloa.

Para los de Albert Rivera se ha reservado Abascal su expresión "veleta naranja", y le ha acusado de actuar bajo las órdenes de "intereses extranjeros". Al líder de Ciudadanos le ha dicho que tendrá que aclarar "si es el presidente de un partido español o el botones de (Enmanuel) Macron".

Antifascistas

Vox ha elegido para presentar sus candidaturas un emplazamiento nada casual. Leganés, ciudad obrera, es un eslabón de la gran conurbación otrora roja del sur de Madrid. Y en la ciudad ha reaccionado el movimiento anticapitalista madrileño con una movilización callejera.

Un momento de la manifestación antifascista celebrada este sábado en Leganés (Madrid) para protestar contra el acto electoral de Vox en la ciudad. / MARIO FERNÁNDEZ PORTILLO

Bajo gélidas rachas de aguanieve, y encapsulada por furgones de los antidisturbios de la Policía, al tiempo que se celebraba el acto de Vox ha discurrido en dirección a la plaza de toros una manifestación convocada por la plataforma Lega Para Todas. Un millar de personas ha coreado eslóganes como "fuera fascistas de nuestros barrios" y el viejo "Madrid será la tumba del fascismo".

Los convocantes se identifican como "activistas y colectivos de Leganés unidos para hacer convivencia". En un comunicado distribuido durante la marcha, Lega Para Todas denuncia que el discurso de la extrema derecha "se introduce y normaliza en la opinión pública" de unos barrios "muy afectados por la crisis y su resaca, que son un caladero de votos para estos partidos, que señalan como culpables a nuestra vecina o vecino, con lo que buscan un aumento del machismo, la xenofobia, la homofobia y el racismo".

"No nos mires..."

Circulando por calles céntricas de la capital, los manifestantes han gritado "no nos mires, únete" a vecinos subsaharianos en los balcones, y vecinas con hiyab en la puerta de una frutería venían pasar la marcha, que ha discurrido pacíficamente. A través de las ventanas de uno de los bares principales de la ciudad, desviaban brevemente la mirada algunos parroquianos que seguían el Girona - Espanyol en la gran televisión del local.

La intención inicial de los organizadores de acabar ante la plaza de toros cubierta no se ha materializado. La marcha ha terminado en el Parque de los Olivos, a un kilómetro largo de la salida de los seguidores de Vox, y amenizada por un concierto de rock a cargo de una banda ocal de irónico nombre: Palabras Necias.

Antes se ha leído un manifiesto de la plataforma antifascista que suma "al ya largo histórico de los intolerantes" tanto recientes agresiones por motivos políticos o raciales en Ferrol y León como la matanza de Nueva Zelanda. Los congregados han denunciado la "pasividad de los gobiernos locales del Sur de Madrid" que "ceden espacios a los intolerantes mientras se criminaliza la protesta".