30 oct 2020

Ir a contenido

El comisario Molinero: "Trapero dijo: 'Espero, president, que no haya una desgracia que tengamos que lamentar"

Coincide con López en que Puigdemont respondió que en ese caso se declararía la DUI

El 1-O se produce un dispositivo conjunto de todos los cuerpos coordinado por Pérez de los Cobos, dice el testigo

Ángeles Vázquez

Molinero confirma que Puigdemont dijo que declararía la independencia si había violencia el 1-O, como ya dijo López. / TRIBUNAL SUPREMO (ACN / VÍDEO: EFE)

El comisario de los Mossos Joan Carles Molinero refrendó este jueves ante el tribunal del 'proces' las declaraciones que han venido prestando sus compañeros. Pero también aportó a lo ya escuchado en estas ocho semanas. Explicó que cuando finalizaba la reunión del 28 de septiembre de 2017, en la que la cúpula del cuerpo advirtió al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont de los riesgos de mantener el 1-O, el mayor Josep Lluís "Trapero hizo una última reflexión y dijo: 'Espero, president, que el domingo no haya una desgracia importante que tengamos que lamentar'". El 'expresident' respondió que "si se daba esa situación límite, declararía la independencia".

El testigo añadió que ante esta respuesta, al abandonar el edificio, la prefectura se planteó ofrecer una rueda de prensa para dar a conocer que su posicionamiento frente al 1-O estaba desvinculado del Govern y cumpliría el mandamiento judicial recibido. Al final no lo entendieron necesario.

La declaración de Molinero coincidió con la del comisario Ferran López. Solo que el primero parecía empeñado en utilizar palabras más suaves que las que la víspera empleó su superior durante el 155. Así en las reuniones del 26 y 28, solicitadas por Trapero, insistió en que los Mossos pudieron exponer durante una hora a Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras y el 'exconseller' Joaquim Forn su "preocupación" y la "clarísima voluntad" del cuerpo de Mossos de "cumplir con la legalidad vigente actual".

Conflictividad social

Parecía no querer ir más allá, porque pese a la insistencia de Vox se limitó a afirmar: "Trasladamos que nuestros servicios de inteligencia e información trabajaban con la previsión de que 2,5 o 3 millones de personas salieran a la calle y ese número de gente movilizada de forma permanente, junto a las órdenes de actuar que tanto Mossos como las Fuerzas de Seguridad del Estado habían recibido, iban a producir una conflictividad social el 1-O que veíamos de forma preocupante".

El resto de su declaración fue una cerrada defensa de la actuación de los Mossos. Tanto de los binomios, que declaró que habían sido aceptados por el responsable del dispositivo, el coronel Diego Pérez de los Cobos, pese a que ante el tribunal los había tachado de "insuficientes", como a la hora de negar los seguimientos a policías y guardias civiles que les atribuyeron los mandos de esos cuerpos.

"El concepto de enfrentamiento es muy amplio y posiblemente no nos pongamos de acuerdo", fue la fórmula que eligió para responder al fiscal Javier Zaragoza sobre si hubo alguno entre Mossos y concentrados en los colegios. Y añadió un "creo que no" a si algún agente catalán resultó lesionado el 1-O, lo que contrastó con los 14 guardias civiles que ocuparon el resto de la jornada. Todos ellos relataron la resistencia y las lesiones que sufrieron al abrirse paso para intervenir las urnas. Enfrente, las defensas les interrogaron sobre las imágenes grabadas ese día. Alguna con tanta insistencia que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, le propuso que testificara ella en vez del guardia.

Sin cuestionamiento

Antes de que comenzaran a desfilar guardias civiles por el Supremo, Molinero había sido muy elocuente a la hora de defender a los Mossos. "En ningún momento, López nos trasladó que en estas reuniones de coordinación (entre cuerpos policiales) se cuestionara que los mossos desplegaran un binomio en los colegios" que debían cerrarse e incautar el material electoral, dijo para añadir que las parejas de agentes "fue una propuesta del cuerpo que fue aceptada por el responsable del dispositivo", en referencia a su coordinador, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos. Molinero insistió en que los binomios se plantearon ya en las reuniones con fiscalía sin que se planteara ningún cuestionamiento.

Más tarde aseguró que pese a sus advertencias al entonces Govern y su respuesta, en ningún momento los Mossos modificaron el dispositivo previsto para cumplir el mandato judicial de impedir el 1-O.

También refrendó la declaración de Trapero, imputado por rebelión en la Audiencia Nacional, quien ante el tribunal del 'procés' expuso que propuso centros de coordinación conjuntos de todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, "posicionaminento" que en un  principio pareció que iba a ser aceptado, pero que "finalmente se optó por otro estilo de coordinación distinto".

Niega espionaje

Aseguró que de haberse aceptado se habría comprobado que en ningún caso se sometió vigilancias y seguimientos a los policías y guardias civiles durante el 1-O, como declararon ante el tribunal sus superiores. López señaló que solo se realizó para optimizar efectivos y enviarlos donde no hubiera presencia de otros cuerpos. Molinero añadió que lo de utilizar un canal especial, como fue el 21, obedeció a una intención de no colapsar las emisoras de radio y que es una práctica habitual en todos los cuerpos.

También explicó que para asegurar el perímetro de los 2.300 centros de votación, como había ordenado la fiscalía habrían hecho falta 35.000 o 40.000 efectivos. Recordó que esta instrucción quedó anulada por el auto del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Finalmente trabajaron 11.400 efectivos, "una movilización sin precedentes" en el cuerpo tanto en medios humanos como materiales, para cumplir el mandato judicial y mantener los mismos servicios de atención ciudadana habituales.

Según su versión, la policía y la guardia civil también podían haberse personado en colegios durante el fin de semana, durante lo que los mossos levantaron más de 4.400 actas con las actividades que se desarrollaban en los centros y se compartieron con De los Cobos y se transmitió al TSJC. Sostuvo que fueron 134 los centros cerrados por el cuerpo.

Interlocución

En cuanto al papel del expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez y del de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, el testigo explicó que tuvieron una labor de interlocución el 20 de septiembre durante los registros de la Anubis. "No es que actuaran de intermediación, pero en algunas ocasiones se les pidió intentar mermar los efectos de esta concentración", especialmente al primero, puntualizó.

En este sentido, explicó que "es habitual la relación entre los colectivos que se manifiestan con los Mossos", tanto la ANC, como "la Falange, el PP, PSOE...", dice, porque "la mediación es un elemento clave para la gestión de grandes movilizaciones".